Hacer que los niños lo imiten puede ayudarlo a trabajar tranquilo desde casa

Para frenar el avance del Covid-19 en la población, los colegios cerraron sus puertas y el teletrabajo aumenta día a día, tras la suma de comunas decretadas en cuarentena.

¿Cómo afrontar este nuevo estilo de vida? ¿Cómo hacemos que
las labores de todos los integrantes del hogar sean efectivos? Al respecto, Ramón Rodríguez, gerente general de Trabajando.com, afirmó que “no será un periodo fácil para los empleados que tienen niños”.

Por eso señaló que la organización y la planificación de rutinas diarias, entre otros factores, asoman como mecanismos claves para poder trabajar de mejor manera desde casa y no morir en el intento.

“Además, es fundamental que las empresas puedan apoyar a los teletrabajadores que no cuentan con todas las herramientas operativas para poder cumplir su labor”, añadió el ejecutivo.

Para mantener la calma y productividad, Rodríguez entregó una serie de recomendaciones para que el trabajador pueda lidiar con las constantes interrupciones y demandas de los hijos y, al mismo tiempo, responder a sus funciones en la empresa:

1. Habla con ellos

Explícale a tus hijos qué es el teletrabajo. Si es primera vez que estás trabajando remotamente, es posible que a ellos les resulte extraño y no sepan muy bien cómo abordarlo.

Por esta razón, es importante detallarles con claridad cómo funciona y pedirles su comprensión para que no te interrumpan mientras trabajas.

2. Descansos

A los niños les cuesta entender que los papás estén en casa y no puedan prestarles 100% su atención, por eso intentarán en variadas ocasiones de interrumpir.

Para ello recomendó ocupar la técnica del pomodoro, que consiste en establecer un lapsus de descanso, de 20 a 25 minutos, entre un objetivo laboral y otro, para atender a tus niños.

3. Planifica tareas

Para no recurrir constantemente a la televisión o al celular como medio de entretención, organiza un listado de actividades por hora para que se entretengan al día siguiente. “Hay cientos de ideas en internet para hacer en la casa”, aseguró el hombre.

4. Juega a la imitación

A los niños les encanta imitar, así que puedes jugar simbólicamente a que trabajan al igual que tú. Pónles al lado tuyo una mesa, sillas, cuadernos, libros y lápices u otra cosa que los mantenga concentrados.

5. Aprovecha bien los tiempos

Levántate temprano, a la misma hora que lo harías si fueras a trabajar o antes, ya que a esa hora generalmente los niños aún no se han levantado o bien, si son pequeños, aprovecha sus horas de siestas, así tendrás un momento de trabajo con tranquilidad.

Cómo buscar trabajo en la industria financiera, la mejor pagada de España

Encontrar trabajo es una tarea que requiere dedicación y, a veces, especialización. Por no mencionar el hermetismo que hay en torno a algunos oficios. Como muestra, la industria financiera, la mejor pagada de España y en la que es difícil entrar

Cómo buscar trabajo en la industria financiera, la mejor pagada de España

Recientemente conocimos que la Banca y el sector financiero ofrecen los salarios más elevados en nuestro país en este año: 300.000 euros brutos anuales para un Managing Director y para un Socio en Consultora, según los datos de Spring Professional. Se trata de unas cantidades que generan mucho atractivo y que pocas personas perciben.

El citado informe reflejaba que la formación y la experiencia son necesarias en cada uno de los perfiles, pero, precisamente, haciendo referencia al entorno actual, las competencias se han convertido en la clave del éxito. ¿Qué debemos hacer para buscar y encontrar trabajo dentro del campo de las finanzas?

Partimos de la base de que no es algo, para nada, sencillo. José Luis Cárpatos, director de Glolversia Eafi, detala que la industria está muy copada “por los bancos que están reduciendo plantilla”. Por tanto, en su opinión, lo mejor es, siendo consciente de la dificultad, tras la carrera «estudiar una especialización o comercial o en gestión que es lo más buscado sobre todo la parte comercial e intentar meter la cabeza y tener paciencia”.

Desarrollar un trabajo el sector bancario y financiero permite un abanico muy amplio de opciones dentro de un área similar, aunque, efectivamente, “es muy importante tener una especialización concreta”, explica Rafael Ojeda, analista independiente. Particularmente, para ver “qué salidas laborales puedes tener según el rumbo que hayas tomado”, añade. 

CÓMO ENTRAR EN EL SECTOR FINANCIERO

Sendos expertos inciden en que el primer paso es, como no podía ser de otra manera “tener una formación adecuada”. Si tienes interés en la economía, la banca o las finanzas en general y te gustaría dedicarte a ello, lo primero es tener una correcta “preparación académica”. Como en todos los sectores, la especialización puede ser la clave para que logremos alcanzar el puesto que queremos.

Tal y como afirma José María Luna, analista y asesor profesional de Caser Asesores Patrimoniales, si una persona tiene muy claro que su convicción es que quiere trabajar en el sector financiero, puede buscar tres opciones diferentes. La primera de ellas es centrarse en el aumento de regulación normativa. Así, la persona interesada “haría bien en estudiar aquellas cosas que están relacionadas con la legislación y regulación”. Una forma de hacerlo es a través de las propias facultades universitarias, de la CNMV e, incluso, de las entidades financieras. Esta es una parte del sector financiero que va en aumento

En segundo lugar, podemos dedicar nuestros esfuerzos hacia la banca privada o de inversión. Según Luna, lo más fácil para encontrar trabajo dentro de este campo es “tener cartera”. Una persona que tiene una determinada formación de economista y que tiene las titulaciones necesarias para desempeñar el ejercicio de asesor financiero (EFPA, CFA o similares) tiene un grupo de amigos, conocidos, dentro de este mundo “se le abren mucho las puertas”, asevera Luna. Dicho de otro modo, si llegas a la entidad garantizando una cartera de varios clientes potenciales “tus probabilidades aumentan considerablemente”. 

Hay otra alternativa más importante para entrar en este subsector, agrega Luna, que es ofrecerse en puestos mucho “más junior” cuando se está comenzando a menor escala. El experto subraya que algunas gestoras lanzan de vez en cuando promociones en las cuales intentan captar la atención de los más jóvenes y les ponen a trabajar “con contratos bajos o en prácticas”. Con todo, eso ahí se puede “empezar a hacer cartera”.

Por último, estaría la parte de trabajar en análisis o gestión. Para Luna, estos son los puestos de “más difícil acceso”, pese a la formación que tengamos. Sería más complicado porque vamos dirigidos a un segmento de “público o personas” que es el minoritario dentro de este sector financiero. Hay menos oferta y menos demanda. 

En esta línea, la única alternativa sería formarse día y noche en “análisis y gestión” y obtener certificaciones dentro de la parte del análisis. En definitiva “estar en contacto con la propia industria permanentemente”. Habría que centrarse en labores de cómo funciona el mercado y de comunicación. El experto señala que “no será fácil”, pero con un trabajo constante y estar alerta de todos los procesos “se puede terminar optando”.

Recomendaciones para buscar empleo desde el extranjero

En nuestra experiencia diaria con emigrantes que quieren volver a España, vemos la dificultad de muchos de ellos para presentar sus candidaturas a las empresas. En nuestro buscador de empleo, publicamos ofertas en las que se requiere experiencia internacional, pero en ocasiones, el candidato o candidata no sabe cómo enfrentarse a un proceso de selección. Este artículo quiere dar recomendaciones y consejos útiles para mejorar la búsqueda de empleo desde el extranjero. 

Soy Sebastien Sanz, el emigrante que no va a volver del equipo de Volvemos, y aporto al área de recursos humanos del proyecto mi experiencia como profesional de la selección de personal, actividad que llevo desarrollando desde hace muchos años, tanto en Francia como en España, Alemania y Estados Unidos.

Siendo originario de una ciudad mediana de la provincia francesa, Le Mans, y habiendo vivido veinte años ya en capitales demasiado estresantes, a pesar del amor que las tengo, tomamos la decisión de mudarnos a Córdoba hace cuatro años. Queríamos mejorar nuestra calidad de vida, acercarnos a la familia de mi mujer, que es cordobesa, y permitir que mis hijos puedieran disfrutar de sus primos españoles y una vida más tranquila.

Siempre he considerado que en Córdoba había potencial para desarrollar mi actividad de asesoramiento laboral, faceta más interesante intelectualmente y emocionalmente de mi profesión, ya que pretende ayudar y empoderar a profesionales para que mejoren sus capacidades de encontrar empleo o cambien su situación laboral actual.

Eso es precisamente lo que estoy desarrollando para Volvemos a Córdoba, un proyecto pionero financiado por el Instituto Municipal de Desarrollo Económico y Empleo de Córdoba (IMDEEC), cuyo objetivo es facilitar el retorno de los cordobeses y cordobesas que se tuvieron que ir estos últimos años.

Debo decir que pocas veces en mi vida profesional me he sentido tan útil. Por esos dos motivos principales:

  • Muchos me comentan que en regla general no les contesta nadie a las candidaturas que mandan, así que les resulta imposible analizar por qué no parecen interesarles a las empresas,
  • La distancia reduce o distorsiona el acceso a la información real local (tendencias del mercado, sueldos, formatos de CV más usados…), y a veces favorece interpretaciones o especulaciones sobre lo que pasa aquí realmente y su percepción de las cosas. Los emigrantes piensan que España sigue igual, no hay empleo o si lo hay no es para los que tienen mucha experiencia, pagan mal, no me llaman porque estoy en el extranjero…

En ambos casos tenerme como espejo crítico ayuda mucho: doy feedback sin sesgo sobre la calidad de un currículum, conciencio sobre las diferencias de sueldo que pueden existir en determinadas profesiones o sectores de un país al otro, opino con total transparencia sobre una carta de presentación; en definitiva, pienso como un reclutador pero comunico como un asesor, y si ya es algo que echan en falta los candidatos locales, imaginaos el valor que eso conlleva para una persona que vive desde hace ocho años en Kuwait, por ejemplo.

Qué tipo de consejos doy a los profesionales emigrantes que quieren regresar: 

1. No busques empleo, ofrece tu talento:

Muchos emigrantes no son conscientes de la predisposición que tienen los directivos de numerosas empresas en saber cómo se hacen las cosas fuera en sus sectores. Es una de las pocas cosas positivas de la crisis: las empresas españolas saben que deben internacionalizarse, ya han empezado a hacerlo y se han dado cuenta de la importancia de conocer su mercado objetivo, así como de la posibilidad de traerse desde fuera buenas prácticas que todavía no existen en España.

En las sesiones de asesoramiento por skype, he hablado con profesionales con un gran talento que aportarían muchísimo a la economía y la sociedad española: una psicóloga especializada en rehabilitación temprana, que trabaja en un centro médico referente en esta rama en Berlín, actividad todavía en fase de desarrollo en España; una arquitecta trabajando con la herramienta Revit (el Autocad del siglo XXI que todavía no se usa casi en España), para unos de los mejores estudios de arquitectura de Sidney; un ingeniero de caminos becado por el ICEX, que está generando decenas de millones de euros de facturación en Latinoamérica para una empresa de ingeniería española gracias a su perfecto conocimiento de la idiosincrasia de las administraciones públicas de esos países; una emprendedora que fundó una escuela de español en Roma, que ya es casi tan conocida como el Instituto Cervantes de esa ciudad; o una responsable de marketing trabajando para una tienda online líder en Reino Unido.

Quizás soy demasiado optimista pero creo firmemente que esas personas interesarán a cualquier directivo o directiva que quiera expandir o mejorar su negocio, así que les animé a entablar contacto directamente, de igual a igual, a ver si se sorprenden de la buena receptividad de esta iniciativa.

2. No busques empleo por los canales tradicionales o si decides hacerlo, prepara el terreno.

Muchos emigrantes envían su currículum a ofertas que reciben decenas de candidaturas más fáciles de gestionar por ser de profesionales locales. Los emigrantes han acumulado un talento especial (lee nuestro artículo Si te fuiste vuelves mejor) que no es fácil de transmitir desde una candidatura tradicional, y un capital emocional que no se podrá compartir a través de un currículum enviado por email. Así que hay que encontrar métodos para detectar quién es la persona adecuada dentro de una empresa para que haga llegar nuestra candidatura de forma especial a la persona que decide, en lugar de a un buzón anónimo de recepción de CVs.

Foros profesionales, ferias, redes sociales (Linkedin sobre manera), asociaciones de antiguos alumnos, ex o actuales emigrantes que hayan estado en la misma ciudad o país… Todas son herramientas para darnos a conocer a profesionales que trabajan en una empresa que contrata, y luego contar con ellos para que hagan llegar nuestro perfil a alguien que le preste la atención merecida.

3. Piensa en abrir tu búsqueda a la posibilidad de un empleo que no sea tu trabajo ideal. 

Recomiendo la alternativa de buscar un empleo puente para volver y desde ahí seguir con la búsqueda del trabajo ideal. Aquí el grado de urgencia determina esta necesidad: cuanto más alto, más importante es abrirse a más opciones. Pero en todos los casos recomiendo esta estrategia para gestionar de forma más eficiente la búsqueda del trabajo ideal: se hará desde más cerca, con mejor reactividad, con la posibilidad de presentarse en persona en las instalaciones de la empresa, o de participar en eventos profesionales como los que mencionaba antes.

¿Cuáles son los errores que muchos emigrantes suelen cometer o las dudas que tienen? Resumo aquí mis respuestas más repetidas:

Sobre el CV:

  • Menciona tu fecha y sobre todo lugar de nacimiento para marcar tu arraigo a la tierra.
  • Pon una foto para humanizarlo.
  • Indica una dirección española y un número de teléfono español y desvíalo a tu móvil.
  • Describe en tus experiencias la actividad y principales características de la empresa en que trabajas.
  • Describe tus funciones y los hitos conseguidos más que tus tareas. Todos sabemos más o menos a qué se dedica un jefe de obra, una ingeniera informática, un técnico de ventas…, así que nos interesan mucho más las características de tus hitos más relevantes: peculiaridad o complejidad técnica, presupuesto,  plazo, número de personas involucradas, número de clientes, número de pacientes… Como dicen los ingleses, speak with data.

Sobre Linkedin:

  • En la cabecera de tu perfil, indica que estás en España (en la ciudad a la que quieras volver), para aparecer en las búsquedas de los headhunters que buscan perfiles para España.
  • No uses terminología sobre tu puesto, estudios o sector de actividad que no se pueda entender o reconocer fácilmente por parte de un español.
  • Hazte con el abono Premium (son 50 euros al mes), para acceder a toda la información de los perfiles que te puedan interesar y disponer de un número de invitaciones ilimitado.
  • No olvides que la segunda sección que Linkedin enseña de tu perfil es tu actividad en la red: publica, comparte, felicita y da a me gusta, para que tu red y contactos de niveles más lejanos te conozcan mejor.  

Un apunte sobre la desvinculación con tu país y la sensación de que no quieren que vuelvas:

En España hay muchos profesionales que fueron emigrantes en alguna época de su vida y que te entenderán mejor que nadie, o profesionales que conocen a un emigrante en la misma situación que tú a través de su círculo social o familiar, por lo que posiblemente tendrán predisposición a ayudarte ya que se sentirán en deuda. Así que apóyate en ellos para construir tu proyecto de retorno, y olvídate de todos los mensajes negativos que puedas recibir sobre este tema para no malgastar tu energía.

En general recomiendo no desanimarse nunca ya que lo más difícil, irse e integrarse fuera de su país, ya lo has superado con creces.

En España, uno de cada cinco empleos están en riesgo de automatización

Las máquinas están empezando a sustituir a las personas en el mercado laboral de manera masiva y este peligro aumenta con el paso de los años. Es una situación que perjudica a todos los países, pero España es uno de los más afectados. Hasta el 21% de los empleos están en riesgo de automatización, un porcentaje solo superado por Grecia, Eslovenia y Eslovaquia.


La OCDE, en su informe Perspectivas de empleo de la OCDE 2019, muestra un tono optimista en sus predicciones. Se automatizan unos puestos de trabajo, pero otros nacerán que equilibrarán la situación. Dicho así, las personas que trabajamos parecemos simples cartas de una baraja para el mercado laboral: unas se roban y otras se descartan, pero el número total no varía. La cuestión es que los mismos trabajadores que se quedan sin empleo constituyan una parte importante de las nuevas vacantes. Aquí entra en juego la precariedad laboral que está directamente relacionada con la posibilidad de formarse y prepararse adecuadamente. La OCDE recomienda a los países elaborar estrategias eficientes contra el empleo precario para tratar de prevenir una debacle en sus mercados laborales.

España en riesgo de automatización

La automatización avanza cada año

Todos los países de la OCDE sufren las consecuencias de la automatización indiscriminada de puestos de trabajo. Sin embargo, los hay con un pronóstico muy esperanzador, como Noruega, que refleja un riesgo de tan solo el 6% del empleo actual. Para la media de países de la OCDE, que son 36, el riesgo se cifra en el 14% de los puestos de trabajo. España sería uno de los países con el porcentaje más alto de riesgo, el 21%, tal como se ha mencionado al principio.

Pero no solo se trata de los puestos que desaparecerán, sino también de los que cambiarán tanto que las mismas personas que ahora los desarrollan no podrán hacerlo en un futuro. Tal como lo dice la OCDE, son los que sufrirán “una transformación radical por el avance de la tecnología”. En este caso se encuentra el 32% del empleo.

Prepararse ante la automatización

Ninguna de las medidas que propone la OCDE está encaminada a poner un freno a la automatización de las actividades. En principio, el crecimiento desmedido de las empresas no entra en cuestionamiento. Este organismo en lo que ha hecho especial hincapié es en las condiciones laborales de las personas que trabajan, ya sean autónomas o asalariadas.

Entre las que trabajan por cuenta ajena, el principal factor de alarma es la temporalidad, donde España destaca nuevamente por ser uno de los 36 países que más la sufren. Quienes están sujetos a contratos temporales tienen muchas menos oportunidades de que sus empresas los formen. (Dentro de esta formación se supone que entra la relacionada con el avance tecnológico). Sucede solo en el 42% de los casos, mientras que hasta el 56% de los contratados indefinidamente participan en alguna actividad formativa al año.

Para quienes trabajan por cuenta propia, la situación se agrava. Solo el 32% recibe formación durante el año. La cuestión es que hay un número demasiado elevado de autónomos que dependen de un solo cliente. Este tipo de trabajadores podrían ser falsos autónomos, sobre todo si no tienen la condición de TRADE. La OCDE advierte a España que debe tratar de paliar la temporalidad y los falsos autónomos para prevenir el riesgo de automatización. Por otro lado, alaba que haya iniciado el camino con medidas como una mayor actividad de la Inspección de Trabajo.

La OCDE habla de la brecha entre la población que va a poder encontrar trabajo en el futuro y la que no. Estos últimos serán los que no han conseguido una preparación adecuada para asumir las nuevas actividades. Si no se toman medidas, se corre el riesgo de que esta brecha sea cada vez más pronunciada.

http://blog.infoempleo.com/

Trabajo en el extranjero: ¿desplazado o expatriado?

Puede pasar que la empresa para la que trabajas decida internacionalizarse o que simplemente ya esté internacionalizada y te requiera en otro país. Quizá seas tú quien solicite por voluntad propia la movilidad laboral dentro de tu empresa, hay países donde la demanda es mayor. En cualquier caso, tanto si vas a ser expatriado como desplazado, ¿qué derechos laborales te asisten y dónde debes cotizar?

No hay un límite claro entre desplazados y expatriados

La diferencia entre expatriados y desplazados es un tanto confusa. En ambos casos sucede cuando una persona que pertenece a una empresa situada en España se traslada a otro país por iniciativa de la compañía o por voluntad propia. La cuestión es que sigue siendo empleada de la misma empresa. En principio, las personas desplazadas son aquellas que pasan menos de un año fuera y, al cabo de este periodo, regresan.

Expatriados suele asociarse con los trabajadores que pasan un periodo de tiempo más largo, que puede llegar a ser incluso indefinido. Sin embargo, a los que pasan más de un año fuera del país de origen también reciben el nombre de desplazados de larga duración.

Cotizaciones y derechos de expatriados y desplazados

Cotizaciones y condiciones laborales de expatriados y desplazados

Cuando una persona desplazada a otro país va a regresar antes de haber transcurrido el año, la normativa indica que debe seguir cotizando en España. Una vez ha pasado este tiempo, también se puede continuar cotizando en el país de origen, pero solo por tiempo limitado. Depende de los acuerdos que haya en entre los países. Por lo general, se puede alargar de dos a cinco años.

Con respecto a las condiciones laborales, se presentan muchos tipos de casos que también varían según acuerdos entre países y, además, las condiciones que la compañía le ofrezca al trabajador desplazado. Aunque hay cierta legislación que se debe respetar. Por ejemplo, en 2018 se aprueba una normativa que afecta a condiciones laborales como el salario mínimo, la jornada o los periodos de descanso. Si el desplazamiento es hacia otro país que pertenezca al Espacio Económico Europeo, la persona trabajadora adquiere los derechos del país de destino.

Cuestiones de las que hay que estar pendiente

Tanto si se es expatriado como desplazado, en el contrato que se pacte con la empresa debe ir bien reflejadas las consecuencias de la extinción del contrato en el país de destino. También es muy importante que se acuerden y queden por escrito las condiciones de retorno, que abordan aspectos como el puesto de trabajo, la categoría o el salario.

Además, hay que informarse de en qué situación quedan las coberturas en cuanto a prestaciones por jubilación y desempleo. A veces parece que se ofrecen salarios muy elevados en comparación con los que se cobran en España. Ahora bien, puede que la empresa no esté cotizando por ti lo mismo que se cotiza aquí. En tal caso ellos podría incluso ahorrar costes y tú te verías perjudicado a la hora de recibir prestaciones sociales. Como depende de muchos factores, es conveniente que expongas tu caso particular en la oficina que te corresponda de la Seguridad Social.

Por último, cuando viajas por un tiempo, no solo debes contemplar las condiciones en las que emigras tú, también te preocupan las condiciones de tu familia si la tienes y te acompaña. Esto es algo de lo que conviene cerciorarse antes de aceptar un acuerdo con la empresa.

http://blog.infoempleo.com/