Categoría: Como trabajar desde casa

Cómo cuidar la vista al trabajar desde casa

Ante la cantidad de tiempo que las personas están pasando frente a las pantallas, el especialista Alejandro Lutz advierte respecto a costumbres diarias que pueden evitarse para no terminar el día con la vista cansada


Ante el aislamiento para evitar contagios de coronavirus, millones de personas tuvieron que trasladar su lugar de trabajo al hogar sin saber cómo cuidar la vista al hacerlo.

Pasar del trabajo en el computador, a leer un libro o ver televisión se ha vuelto una rutina diaria para la mayoría. Ante la falta de posibilidades de poder hacer actividades al aire libre, las personas se han refugiado en las pantallas o en las novelas.

Pero, ¿cómo ayudar a que no se canse la vista en este período? Alejandro Lutz, oftalmólogo de Clínica Las Condes, explica que cuando las personas trabajaban desde sus oficinas, ya tenían problemas relacionados con la vista y las pantallas.

Sin embargo, con la situación actual esto empeora al estar más momentos ante algún celular, computador, televisión o libro. Es por esto que el médico ofrece una serie de recomendaciones prácticas para cuidar la vista durante el teletrabajo en algunos empleos.

Recomendaciones

Cuidar la postura: «Una de las peores cosas no parte de los ojos, sino que de la postura que uno tiene frente al equipo. El tener la cabeza muy inclinada durante muchas horas es lo que causa el dolor de cabeza y el cansancio. Sentarse lo más recto con respecto a la pantalla. Por ejemplo, si uno tiene un computador laptop tratar de levantarlo con un par de libros, o bajar la silla, para que quede relativamente recto», añade Lutz.

Cercanía de la pantalla: «Las pantallas entre más cerca del ojo están, más cansan, ya que nos obliga a realizar un movimiento de los músculos intraoculares para el enfoque. Eso determina que después de un par de horas o inclusive menos de una hora, uno empieza a sentir dolor alrededor de los ojos y cansancio».

Y añade: «Es bueno que si una persona tiene la corrección óptica para astigmatismo debe usarla, ya que, si bien puede ponérselos y sentir que no tiene gran diferencia la calidad de la visión, incide en que se canse menos».

Pausas ante falta de parpadeo: El médico explica que cuando una persona está mirando fijamente algo, y tiene atención sobre esto, «puede parpadear solamente 25% o 30 % de lo que lo debe”. Esto es  algo que ocasiona resequedad en los ojos, molestias, sensación de un cuerpo extraño en estos o ardor. Además, «la córnea se va engrosando y hace que pierda su transparencia al final del día».

Aconseja: «Se recomienda, y también para el cansancio, hacer pausas. Trabajar por 20 minutos y descansar un par de minutos. La idea es descansar mirando de lejos, levantarse, ir a hacerse un café o mirar para afuera. Pero no ponerse a ver el celular; es decir, descansar de la pantalla», aconseja.

Poner atención a la iluminación: «Hay que ajustar los valores de iluminación de la pantalla al ambiente donde uno está. Cuando uno tiene la pantalla muy luminosa y está en un ambiente muy oscuro, obliga a que la pupila se achique mucho. Esa contracción muscular, provoca molestias al final del día».

Uso de gotas: «Cuando la pausa ya no es suficiente conviene lubricar y ponerse gotas lubricantes. Pero por ningún motivo usar gotas para el rojo del ojo, porque son para poner el ojo blanco, pero como efecto secundario tienden a secarlo y causa totalmente el efecto contrario», concluye Lutz.

20 consejos para trabajar desde casa sin perjudicar tu productividad

GettyImages-912826866

Trabajar desde casa es increíble… hasta que tu mascota se sube al teclado y tu vecino se pone creativo y decide fabricar una máquina del tiempo, para la cual necesitará todo tipo de herramientas (cuanto más ruidosas, mejor).

Para muchos profesionales modernos, trabajar desde casa cada tanto es un privilegio que las empresas otorgan, pero ¿qué ambiente de trabajo nos permite ser más productivos, la oficina en casa o la oficina real?

<< ¿Quieres ser más productivo? Descarga gratis esta guía con los tips para mejorar tu productividad >>

En la oficina real, son tus colegas los que a menudo evitan que puedas hacer bien tu trabajo instalándose en tu escritorio, conversando contigo o invitándote a almorzar. Las ventajas sociales de trabajar en una oficina son diversas, pero pueden convertirse en un problema si sueles distraerte fácilmente.

Sin embargo, en casa, tú mismo puedes convertirte en tu peor enemigo. Cuando no tienes colegas cerca, las inhibiciones desaparecen (al igual que los pantalones, en ocasiones). En la oficina en casa, no hay un Gran Hermano observándote y no tienes la misma presión u obligación comunitaria de terminar el trabajo.

A continuación, recopilé una lista de recomendaciones excelentes para trabajar desde casa de algunos de mis increíbles colegas de trabajo.


20 consejos para trabajar desde casa

1. Comienza temprano

Si trabajas en una oficina, el viaje al trabajo puede ayudar a despabilarte y sentirte listo y productivo cuando llegas a tu escritorio. En casa, sin embargo, la transición de la almohada al equipo puede ser mucho más abrupta.

Aunque te resulte difícil de creer, una manera de mejorar tu productividad cuando trabajas en casa es poner manos a la obra apenas te despiertas. Comenzar un proyecto apenas te levantas de la cama puede ser clave para progresar más rápidamente durante el día. De lo contrario, te arriesgas a que un desayuno prolongado y la pereza innata de la mañana se lleven tu motivación. «Cuando trabajo desde casa, me levanto, preparo una taza de café y pongo manos a la obra de inmediato, mucho antes que en el horario de trabajo habitual. Solo me levanto a prepararme el desayuno cuando me siento desmotivada o necesito un descanso. Me siento sumamente productiva por la mañana, y descubrí que puedo avanzar mucho más rápido si comienzo temprano. Esta rutina es ideal para mí».

– Lindsay Kolowich

2. Haz de cuenta que debes ir a la oficina

Las ideas asociadas al trabajo en una oficina real pueden hacer que te sientas más productivo, y no tienes por qué renunciar a ellas si trabajas desde casa.

Cuando trabajas desde casa, sigue la rutina que seguirías si fueras a una oficina: programa la alarma del despertador, prepárate café y vístete bien. Los navegadores de Internet como Google Chrome incluso te permiten configurar múltiples cuentas con distintas barras de herramientas en la parte superior. Por ejemplo, una barra de herramientas para el trabajo en casa y otra para el trabajo en la oficina. «Alístate para afrontar tus tareas y haz de cuenta que vas a trabajar. De lo contrario, corres el riesgo de pasarte el día en la cama».

– Anna Faber-Hammond

3. Organiza el día como si estuvieras en la oficina

Cuando trabajas en casa, eres tu propio jefe, pero si no tienes reuniones o compromisos que te den pequeños descansos durante el día, podrías perder la concentración o terminar agotado.

Para mantener una organización, divide tus tareas del día y en qué momento las llevarás a cabo. Si tienes un calendario en línea, crea eventos personales y recordatorios para pasar de una tarea a otra. Con el Calendario de Google, puedes hacer esto fácilmente. «¿Cuando estás en la oficina dedicas la mañana a escribir? Haz lo mismo en casa. Aunque probablemente trabajes más rápido en casa que en la oficina, esta estructura te ayudará a mantener la concentración y la productividad».

– Ginny Mineo

4. Ten tu espacio de trabajo

Que no trabajes en una oficina no significa que no puedas tener tu oficina propia. En lugar de tumbarte en el sofá o en la cama (lugares que asociamos con actividades en nuestro tiempo libre), asigna una habitación o un espacio específicos para trabajar. «Ten tu propio espacio de trabajo. Puede ser una mesa o una silla específicas, una cafetería cercana o algún lugar que se transforme en tu ‘lugar de trabajo’. Te ayudará a adoptar una actitud productiva».

– Sam Mallikarjunan

5. No te quedes en casa

¿Trabajar desde casa no te resulta práctico? Entonces sal. Las cafeterías, las bibliotecas, los lugares públicos y otros espacios con Wi-Fi pueden ayudar a simular un entorno de oficina que te permitirá mantener la productividad aun cuando no te encuentres en una oficina real. «Voy a trabajar a un local de Starbucks, Dunkin’ Donuts o cualquier otro espacio con Wi-Fi que tenga mesas, sillas y donde haya otras personas. El ruido, las voces, etc., ayudan a simular un entorno de oficina y me permiten trabajar mejor que en el silencio de mi casa. También elimina las distracciones que suelen acechar en casa, como la necesidad de limpiar mi cuarto, lavar la ropa o ver la televisión. Me niego a convertirme en una de esas personas que se sienta en una cafetería y no hace nada, y esto me motiva a evitar las distracciones como Facebook y demostrar que es posible trabajar en un lugar público».

– Corey Wainwright

6. Evita las redes sociales

Las redes sociales están diseñadas para que puedas abrirlas y consultarlas en un instante, pero si estás trabajando, esto puede ser perjudicial para tu productividad.

Para evitar acceder fácilmente a las redes sociales sociales durante el horario laboral, quita los atajos del navegador y, según Fast Company, cierra la sesión en cada cuenta. También puedes considerar la idea de trabajar en una ventana privada o, si usas Chrome, una ventana «de incógnito». De esta manera, no iniciarás sesión en ninguna de tus cuentas y cada búsqueda web que hagas no completará automáticamente las palabras que escribes. Te garantizo que así evitarás tomar demasiados «descansos» durante el día. «Elimino todas las redes sociales de la barra de marcadores. Aunque trato de evitar revisarlas, en momentos de inactividad, siento el impulso irrefrenable de hacerlo. Puedes terminar consultándolas inadvertidamente, por lo que eliminarlas es la opción más segura si quieres mantener la productividad».

– Alec Biedrzycki

7. Comprométete a hacer más

Los proyectos siempre llevan más tiempo del estimado inicialmente, por lo que a menudo logramos hacer menos de lo planeado. Al igual que debemos exagerar un poco el tiempo que dedicaremos a una actividad, también debemos sobreestimar el número de tareas que llevaremos a cabo durante el día. Aun si no alcanzas el objetivo, terminarás el día con una lista de tareas concretas completadas. «En el equipo tenemos una reunión todas las mañanas donde compartimos lo que haremos durante el día. Cuando trabajo desde casa suelo exagerar un poco al hablar sobre mis entregas del día. Me obliga a ser honesto, de modo que aunque sienta ganas de hacer otra cosa, sé que me comprometí con mi equipo a entregar una cierta cantidad de trabajo».

– Corey Wainwright

8. Trabaja cuando te sientas sumamente productivo

Nadie mantiene la productividad constante durante todo el día. Es normal que tu nivel de motivación varíe. Sin embargo, cuando trabajas desde casa, es muy importante saber cuándo ocurren estas fluctuaciones y tener un plan.

Si quieres aprovechar al máximo tus períodos de mayor productividad, guarda las tareas más difíciles para cuando sepas que tendrás la cabeza en ellas al 100%. Usa los períodos de menos motivación para completar las actividades logísticas más sencillas. Verily Magazine llama a estas tareas «pequeños éxitos» y pueden ayudarte a cobrar impulso para emprender los proyectos más difíciles que te depara el día. «En mi caso, las horas más productivas son temprano por la mañana o tarde por la noche, por lo que trato de planificar mi día en torno a eso. Escuchar música que me motive también resulta útil».

– Brittany Leaning

9. Deja las llamadas para la tarde

A veces me siento tan cansado por la mañana que no quiero ni escuchar el sonido de mi propia voz, mucho menos tener que hablar con otros. No conviene tomarse demasiado tiempo para comenzar a trabajar de mañana, pero sí puedes esperar un poco antes de trabajar directamente con otros.

Si te cuesta organizar una rutina razonable para ti cuando trabajas desde casa, comienza el día con las tareas que debes llevar a cabo tú solo. Deja las llamadas telefónicas, las reuniones y otro tipo de trabajo colaborativo para cuando te sientas bien despierto. «Aprovecha las horas de la mañana cuando te sientes más irritable para trabajar en los proyectos más importantes y deja las llamadas o las reuniones virtuales para la tarde».

– James Gilbert

10. Concéntrate en una distracción

Hay un dicho popular que dice: «si quieres hacer algo, pídeselo a una persona ocupada».

Es extraño, pero una de las reglas de la productividad es que cuanto más ocupado estás, más productivo eres. Es como la ley de la inercia de Newton: todo cuerpo en movimiento tiende a seguir en movimiento. Si no te mueves, seguirás así. Las personas ocupadas se mueven tanto que siempre tienen la motivación para completar cualquier tarea que se les presente.

Desafortunadamente, es difícil hallar tareas que te ayuden a alcanzar ese nivel de productividad cuando trabajas desde casa. Tu motivación puede cambiar de un momento a otro. Pam Vaugham, directora de marketing de HubSpot, recomienda centrarse en una actividad que te permita mantener un cierto ritmo. En su caso, es su hija. «Cuando trabajo desde casa, estoy con mi hija de 20 meses de edad. Esto parece una desventaja, pero como tengo que ocuparme de ella y mantenerla entretenida mientras hago mi trabajo, esta presión me ayuda a mantener la concentración. Cuando ella toma una siesta o está entretenida con algo, me vuelvo el ser más productivo del mundo. Esto explica por qué algunos trabajan mejor cuando tienen agendas muy ocupadas: aprendes a administrar el tiempo con VERDADERA eficacia. La ‘distracción’ que representa mi hija me impide distraerme con otras tareas del hogar, como poner a lavar la ropa, ver la televisión o limpiar. De lo contrario, nunca terminaría mi trabajo».

– Pamela Vaughan

11. Planifica tus tareas de antemano

Dedicar demasiado tiempo a definir lo que harás durante el día puede evitar que llegues a hacer esas tareas. Además, si planeas tu lista de tareas con tan poco tiempo, podrías sentirte tentado a cambiar cosas sobre la marcha.

Cambiar lo que necesites en tu agenda es importante, pero también lo es respetar las actividades programadas para el día. Trata de consolidar las actividades en tu agenda el día anterior. Esto hará que tenga más peso cuando pongas manos a la obra el día siguiente. «Si planeo trabajar desde casa, me aseguro de llevar a cabo de antemano todas las tareas que solo puedo hacer desde la oficina. Por ejemplo, si estoy con una tarea que sería mucho más fácil de completar en un monitor más grande que el de mi casa, o si necesito programar reuniones presenciales con colegas. Planifica tu semana con tiempo para optimizar cada entorno de trabajo».

– Niti Shah

12. Recurre a la tecnología para mantenerte conectado

Trabajar desde casa puede ayudarte a centrarte en tu trabajo en el corto plazo, pero también puede hacerte sentir desconectado de lo que sucede en la oficina. Las apps de mensajes y las herramientas de videoconferencias pueden ayudarte a mantener la comunicación con tus colegas y apreciar cómo impacta tu trabajo. «En parte, lo que hoy nos permite trabajar más desde casa es la variedad de apps y herramientas diseñadas para ayudar a eliminar las distancias entre miembros de un equipo. Hallar las herramientas adecuadas para estar siempre conectado con tu equipo es importante para mantener la productividad en casa.

En HubSpot, usamos Slack para mantener conversaciones a distancia, Trello para organizar las prioridades y Google Hangouts más Webex para mejorar la productividad de nuestras reuniones remotas. Contar con el conjunto de herramientas adecuado para tu empresa puede hacer una gran diferencia».

– Meghan Keaney Anderson

13. Escucha música acorde a tus tareas

Durante la semana, la música es tu compañera de emociones, y en el trabajo las mejores listas de música son aquellas que acompañan la energía de cada proyecto en el que trabajas. Las bandas de sonido de videojuegos son excelentes para esto. En los juegos, esta música instrumental está diseñada para que mantengas la concentración; tiene sentido que también te ayude en tu trabajo.

¿Quieres algunas recomendaciones? Echa un vistazo a las preferencias musicales de Ginny Mineo a continuación. «Cuando estoy revisando mi casilla de correo electrónico, necesito escuchar algo intenso y pegadizo como Nicki Minaj o Miley Cyrus; pero cuando escribo, Tom Petty es quien hace la magia. Descubrir el tipo de música que me motiva para llevar a cabos distintas tareas cambió totalmente mi productividad cuando trabajo desde casa».

– Ginny Mineo

14. Usa el tiempo de lavado para cronometrar tus tareas

Quizá hayas oído que escuchar dos o tres canciones en la ducha puede ayudarte a ahorrar agua. Es cierto. Escuchar algunas canciones completas te recuerda el tiempo que llevas en el baño.

El mismo principio puede ayudarte a mantener la concentración en una tarea cuando trabajas desde casa, pero en lugar de tres canciones de tu lista de música, pon a lavar la ropa.

Lavar la ropa hará las veces de temporizador. Usa el tiempo de lavado para ir completando tu lista de tareas pendientes. Tratar de terminar una tarea durante el ciclo de lavado y otra tarea durante el secado puede ayudarte a mejorar la eficiencia a la hora de lidiar con tareas que, técnicamente, podrían llevarte un día entero. «Ya lo mencionaron, pero levantarse temprano y poner manos a la obra antes de que los demás se conecten funciona para mí. A menudo suelo lavar la ropa cuando trabajo desde casa y fijo metas cortas que se correspondan con los ciclos de lavado. Si estoy trabajando en un artículo, me propongo llegar hasta un cierto punto antes de que termine el ciclo de lavado. Luego me pongo otro objetivo para el ciclo de secado».

– Emma Brudner

15. Habla de lo que esperas lograr con alguien que esté en casa contigo

Quizá estés trabajando desde casa, pero tengas compañía. Asegúrate de que tus compañeros, hermanos, padres, parejas y hasta mascotas (bien, quizá no las mascotas) respeten tu espacio durante las horas de trabajo. El hecho de que estés trabajando desde casa no significa que estés realmente en casa. «Si no estás solo en casa mientras trabajas, debes dejar en claro que cuando estás en tu ‘oficina’ (en mi caso, la señal para mi familia es tener los auriculares puestos) estás trabajando, incluso si parece que simplemente estás pasando el rato. Es muy fácil distraerse con las tareas del hogar».

– Sam Mallikarjunan

16. Toma un descanso

Es tan fácil distraerse cuando trabajas desde casa que puede tentarte la idea de no tomar nunca un descanso para evitar esta situación. No permitas que la culpa de trabajar desde la comodidad de tu hogar te evite tomar pequeños descansos. En lugar de simplemente abrir YouTube y ver algunos videos, aprovecha tus descansos para alejarte del escritorio. Sal a dar un paseo o pasa algo de tiempo con quien esté contigo en casa. «Tomarte un descanso para cocinar o almorzar puede ayudarte a recargar energías y mejorar tu productividad. No pienses que tienes que trabajar todo el tiempo que estás en tu casa para ser más productivo».

– Ginny Mineo

17. Interactúa con otras personas

Estás trabajando desde casa, no desde la luna. Interactuar con otras formas de vida durante el día está permitido, incluso si no son colegas de trabajo. De hecho, es una excelente idea ver a otras personas durante el día cuando pasas tanto tiempo solo. «Sal y habla con alguien: pídete un café en un bar, haz un mandado, lo que sea. Te ayudará a mantener la cordura».

– Corey Wainwright

18. Prepara tus comidas la noche anterior

Cuando estás en tu casa, puede resultar tentador dedicar tiempo a prepararte un buen desayuno o almuerzo, con todo lo que eso implica. No pierdas tiempo valioso preparando la comida del día: cocina el día anterior.

Cocinar de antemano te garantiza tiempo para disfrutar de la comida y evita que malgastes energía en tareas que no se relacionan con tu trabajo. «Cocinar en casa implica dedicarte a una tarea que no hubieras hecho en la oficina, y puede quitarte mucho tiempo. Para evitar esto, intento preparar las comidas la noche anterior, tal como lo hago cuando voy a la oficina».

– Lindsay Kolowich

19. Decide a qué hora terminarás de trabajar cada día

Quizá pienses que trabajar desde casa te permitirá equilibrar mejor tu vida personal y laboral, pero ten cuidado. Trabajar desde casa también puede parecerse por momentos a trabajar en un casino: puedes compenetrarte tanto con una tarea que terminas perdiendo la noción del tiempo.

En la oficina, son tus colegas quienes te recuerdan que es hora de irte a casa. En casa, puedes programar una alarma que señalice el fin de tu día laboral. No tienes que dejar de trabajar en ese preciso instante, pero saber que el día de trabajo técnicamente terminó puede ayudarte a comenzar a prepararte para dar por terminada la jornada. «Si trabajas desde casa a tiempo completo (o todos los días), es muy fácil mezclar tu vida laboral y tu vida personal. Separar ambas es importante para lograr un equilibrio».

– Tyler Littwin

20. Trabaja con la televisión de fondo

«Los primeros dos años tras haber terminado la universidad, trabajé desde casa como escritor independiente. De todos los consejos, trucos y secretos que descubrí para mejorar mi productividad en casa, hay uno que se destaca: poner de fondo History Channel. No bromeo. Tan solo pon ese canal de fondo a un volumen bajo y te garantizo que trabajarás mejor. No estoy seguro de por qué está táctica funciona, pero seguramente tiene que ver con la presencia de alienígenas ancestrales».

Soluciones para llevar un negocio desde casa en plena crisis del coronavirus

Trasladar el negocio a casa puede convertirse en todo un reto. No solo hay que buscar un espacio físico para el teletrabajo, algo que no siempre es fácil, sino proveerse de las herramientas necesarias para que el negocio no se resienta y poder continuar la relación habitual con clientes, empleados y proveedores. Estas son algunas herramientas que pueden hacer la vida más fácil a los emprendedores en tiempos de confinamiento.

Para reuniones

Trabajar desde casa no tiene por qué interrumpir el ritmo habitual de reuniones. Existen multitud de soluciones que facilitan esta labor. Estas son algunas de las más conocidas:

  • Webex Meeting: esta herramienta está muy enfocada al mundo de la empresa. Con ella, se pueden realizar tanto reuniones como seminarios web. Entre sus funciones, se encuentra la de compartir la pantalla para que todo el mundo pueda ver documentos, hojas de cálculo o aplicaciones. Incluso, la persona que organiza la reunión puede grabarla para compartirla con aquellos que no hayan podido asistir.
  • Microsoft Teams: es un espacio de trabajo basado en chat de Office 365, que permite a miembros de una misma empresa u organización estar en contacto a través de chat, realizar videollamadascompartir documentos y sacar partido a la colaboración entre los trabajadores.
  • Zoomse trata de un servicio de videoconferencias para empresas con mensajería en tiempo real e intercambio de contenidos. Ofrece distintas herramientas para hacer más sencilla y eficaz cualquier reunión de empresa; desde anotaciones colaborativas, hasta la posibilidad de compartir vídeo y audio en HD, grabar las reuniones e incluso, transcribirlas.

Para organizarse

Las metodologías ‘agile’ maximizan el trabajo en equipo y facilitan la eliminación de cuellos de botella en la realización de tareas.

Aquellos emprendedores que ya aplicaban este tipo de modelos de gestión en la oficina (o los que quieren empezar a probarlos), pueden seguir haciéndolo, desde casa, con estas aplicaciones:

  • Trello: se trata de una aplicación basada en el método Kanban que sirve para gestionar tareas. Esta solución organiza el trabajo en equipo de forma colaborativa a través de tableros virtuales donde se ordenan las listas de tareas en columnas.
  • Basecamp: se trata de una herramienta colaborativa para equipos, que organiza proyectos de forma sencilla y eficaz. Entre sus ventajas están la simplificación de los métodos de trabajo y su capacidad para hacer que la información fluya entre los participantes. Es una aplicación fácil de utilizar que funciona desde cualquier navegador, por lo que los distintos usuarios podrán conectarse a ella sin problema.
  • Toggl: es una herramienta que sirve para contabilizar el tiempo que la empresa dedica a cada proyecto. Su ‘dashboard’ ofrece un resumen de las horas que se han dedicado a cada tarea, qué usuario ha estado trabajando en ella, a qué proyecto se le ha dedicado más tiempo, etc.

Para gestionar

El día a día de una oficina está lleno de gestiones que parece que solo pueden hacerse presencialmente. Una vez más, la tecnología sale al auxilio con aplicaciones como estas:

  • SignEasy: permite firmar y enviar cualquier documento desde el móvil o la ‘tablet’. La aplicación es gratuita, aunque incluye compras dentro de ella y está disponible para iOS y Android.
  • Freelancer: encontrar un colaborador para un proyecto no requiere de un proceso de selección en persona. Esta aplicación permite localizar los ‘freelances’ que se necesiten para los proyectos de la empresa, sin moverse de casa.
  • Anfix: si es necesario ponerse al día con las finanzas del negocio, esta aplicación es capaz de llevar la administración y facturación de la empresa y conectar con el gestor o asesor para enviarle la documentación mensual virtualmente.
  • GSuitela suite de aplicaciones de Google contiene varias herramientas para organizarse el trabajo y compartir documentos con el equipo. Además, sus alternativas de ofimática permiten editar archivos de Word, Excel y Powerpoint, de forma colaborativa.

¿Cómo trabajar desde casa de forma eficaz, seria y exitosa gracias a Internet?

trabajar desde casa

Este NO es un post sobre formas rápidas para conseguir dinero extra sin inversión alguna, haciendo encuestas o otras tareas nimias desde el sofá de tu casa, en pijama y con el ordenador sobre tus rodillas; Si lo que buscas son trabajos por Internet fáciles para ganar dinero desde casa, aquí no encontrarás la respuesta. De lo que SÍ te hablaremos es de las enormes posibilidades que un negocio puede tener si decides trabajar desde casa de forma eficaz, seria y exitosa. Porque ganar dinero en Internet, de forma totalmente legal y seria, es posible siempre y cuando tengas en cuenta algunos principios importantes.

En primer lugar, debemos considerar que hay muchas formas de trabajar desde casa. Puedes ser un profesional autónomo o freelance que trabaja por cuenta propia, o el trabajador de una empresa que cuenta con el beneplácito de la misma para poder realizar tu trabajo desde casa por internet; Cada vez son más las empresas que apuestan por el teletrabajo para contar con un mayor grado de satisfacción del personal gracias a la mejor conciliación con la vida personal que permite,  lo que deriva en un aumento de la productividad. 

Aún así, el teletrabajo tiene sus ventajas y desventajas, y sobre todo, requiere que el profesional en cuestión tenga unas características concretas en lo que a desempleo de tareas se refiere y actitud frente al trabajo. A continuación, desarrollaremos todos estos puntos importantes para desarrollar trabajos por internet y culminaremos con algunos consejos para potenciar la eficacia, seriedad y éxito de tu negocio online.

“El éxito no se logra sólo con cualidades especiales. Es sobre todo un trabajo de constancia, de método y de organización” – Victor Hugo

Ventajas y desventajas de trabajar desde casa

En el equipo de Convierte+ sabemos muy bien lo que implica trabajar desde casa pues, aunque contamos con unas oficinas centrales en Miami, muchos del equipo nos encontramos repartidos a lo largo y ancho del mapa, y trabajamos desde casa. A continuación, te indicamos algunos de los principales pros y contras del teletrabajo:

 VENTAJAS

  • Organizar tus horarios y trabajo en función de tu tiempo, momentos más productivos del días, etc.
  • Conciliar con la vida personal.
  • Optimizar el tiempo y ser más productivo.
  • No peder el tiempo ni dinero en traslados.
  • No perder el tiempo en el look y preparativos para trabajar (vestirse de forma apropiada, preparar la comida para llevar a la oficina…).
  • Ahorro en ropa laboral (solo necesitarás algo de ropa para reuniones).
  • Flexibilidad laboral.
  • Autonomía para realizar tu trabajo.
  • Tiempo para autoformación y reflexión a nivel laboral.
  • Mayor poder de concentración porque se evitan las interrupciones de compañeros.
  • Permite una alimentación más saludable al poder prepararte en cualquier momento lo que necesites de tu cocina, y así evitar los clásicos snacks o comida rápida frente al ordenador.
  • Menor estrés al no tener “jefe” o no tenerlo cerca.
  • Trabajar donde y cuando quieras.

 DESVENTAJAS

  • Si no eres organizado puedes sumirte en el caos total.
  • Si no sabes optimizar tu tiempo y organizar adecuadamente tu trabajo lo más probable es que tu vida laboral te absorba por completo.
  • Algunas personas pensarán que “trabajar desde casa” es la excusa que pones porque no encuentras un “trabajo de verdad”. Aunque la solución es sencilla: ¡que no te importe!
  • Escasa separación de vida laboral y familiar. Además, es posible que muchascargas familiares recaigan automáticamente en ti “gracias” a tu flexibilidad laboral: hacer la comida, hacer la compra, llevar a los niños al colegio, cuidar de ellos cuando enfermen…
  • No tener compañeros de trabajo con los que charlar, tomarte el café y hacer amistad. Aunque esto se puede solucionar con un chat y buscando colaboradores para trabajar.
  • Riesgo desedentarismo por pasar demasiadas horas sentado frente al ordenador, algo que ocurre si no te organizas bien.
  • Trabajar fines de semana y días de fiesta si no sabes organizar bien tu agenda y calendario.
  • Encerrarte en casa… ¡y no ver la luz del día!

“La disciplina es el ingrediente más importante del éxito”.  – Truman Capote

Características recomendables para realizar trabajos por Internet

Como habréis visto, muchos de los inconvenientes del teletrabajo tienen solución, siempre y cuando seas una persona con ciertas capacidades organizativas. Por ello, creemos importante resaltar las características, aptitudes y actitudes en las que deberías desarrollar a fondo si pretendes ganar dinero desde casa, y a la vez, ser feliz con tu día a día y trabajo que desempeñas:

  • Organizado
  • Implicación
  • Actitud positiva
  • Proactividad
  • Capacidad de separar vida profesional y privada
  • Autodisciplina y autocontrol
  • Capacidad de escucha
  • Comunicación online, telefónica y escrita
  • Abierto
  • Adaptabilidad
  • Interés
  • Conocimientos tecnológicos
  • Ética
  • Capacidad de reflexión y autocrítica
  • Afán de superación
  • Dotes de negociación
  • Compromiso
  • Profundo conocimiento de Internet
  • Transparencia
  • Sociabilidad
  • Lealtad
  • Constancia
  • Iniciativa
  • Responsabilidad
  • Capacidad de automotivación
  • Capacidad de concentración
  • Autosuficiencia
  • Honestidad
  • Colaborador
  • Formación continua

“El éxito es la suma de pequeños esfuerzos repetidos un día sí y otro también”. – Robert Collier

10 consejos para trabajar desde casa de forma eficaz, seria y exitosa

  • Ten tu propio espacio de trabajo adaptado a la actividad que desarrolles: Busca un espacio privado y tranquilo con el mobiliario necesario para utilizar tu ordenador y otros elementos necesarios para tu empleo. Decóralo a tu gusto pero de la forma más neutra y profesional posible, dejando la pared que graba la webcam de tu ordenador lo más organizada posible si pretendes hacer vide-reuniones. No olvides tampoco una buena iluminación y una silla ergonómica para cuida tu espalda.
  • Dedica tiempo a organizarte y verás como el día a día te cunde mucho más: La flexibilidad laboral es ideal para poder organizarnos como mejor nos venga pero… ¡debemos hacerlo! De lo contrario, es posible que llegue el final del día y tengas la sensación (e igual estás en lo cierto) de no haber hecho nada. Puedes usar el Google Calendar o una agenda física, de las de toda la vida. Cada mes indica tus objetivos y las cosas más importantes que no debes olvidar hacer y fíjate algunas fechas clave. Luego, cada semana busca un día para organizar todo lo que debes hacer en los próximos 7 días, y al comenzar cada día haz tu lista cosas concretas que hacer, indicando horarios si es necesario. Te recomendamos que lo hagas a modo de lista con un check delante para ir motivándote conforme vayas marcando los check de “completado”.
  • Ponte unos horarios: En función de cómo quieres que sea tu día a día, fíjate unos horarios de sueño, desayuno, comida, cena y aquellos tentempiés que desees hacer. Establece también un tiempo para hacer deporte a diario y salir de casa para ver la luz del sol. De lo contrario, es posible que tu ritmo circadiano se vea afectado, y con ello, tu salud.
  • Trata de separar la vida laboral y personal: Aunque te resulte complicado por la flexibilidad de horarios, si estableces claramente en la agenda el tiempo y horas que vas a dedicar a trabajar y las que dedicarás a tu vida personal todo será mucho más fácil.
  • Busca momentos de trabajo sin una pantalla frente a tus ojos: Dedica algún tiempo a pensar, hacer esquemas de tu negocio en un folio en blanco, a organizar tu agenda en papel… tus ojos te lo agradecerán.
  • Encuentra todo tipo de excusas para salir de casa, relacionarte con otras personas y hacer networking: Evita la soledad propia de este tipo de trabajo abriéndote al mundo. Trata de salir todos los días de casa, aunque sea para dar un paseo por el parque tu solo. Apúntate a cursos presenciales y todo tipo de actividades que se organicen en tu ciudad en torno a tu sector laboral.
  • Busca colaboradores: Otra buena forma de no sentirse solo y sociabilizar es encontrar colaboradores con los que trabajar, ofrecer servicios o productos más extensos. Puedes buscarlos físicamente en tu ciudad (ideal para quedar de vez en cuando en una cafetería a trabajar juntos) o online para mantener reuniones mediante chat interno o videoconferencia.
  • No trabajes en pijama: Que no debas estar “de punta en blanco” para acudir a la oficina no quiere decir que puedas obviar la imprescindible ducha diaria y cambio de ropa. Puedes trabajar con ropa cómoda, sin maquillarte e incluso despeinado, pero nunca en pijama pues la pereza llamará a tu puerta antes de que te puedas dar cuenta. Además, si realizas reuniones vía telemática (por ejemplo, por Skype), recuerda mantener tu buena imagen. Un buen truco es tener una camisa en el despacho para imprevistos.
  • Aprende a decir no: Algo imprescindible para poder organizar tu agenda y trabajo adecuadamente es aprender a decir no. Si eres un verdadero crack es posible que los proyectos te desborden, y si dices que sí a todos, tu día a día, por muy organizado que seas, se convertirá en una pesadilla.
  • Fórmate continuamente: Recuerda que las profesiones están mutando continuamente por la llegada de nuevas tecnologías e ideas al mercado. Es por ello, que no puedes dejar de formarte nunca si quieres continuar con tu negocio independiente o teniendo un perfil competitivo que te permita la comodidad de trabajar desde tu propio hogar.
  • Sé autocrítico: No tener un jefe en la nuca cada vez que apartas tus ojos del ordenador, no quiere decir que todo valga. Resulta imprescindible que seas autocrítico con tu trabajo pues es la única forma de aprender y avanzar en el día a día. Si has hecho algo mal, debes estar dispuesto a asumir las consecuencias.
  • Haz ejercicio o deporte: Encuentra un momento para encontrar el equilibrio entre cuerpo y mente haciendo algo de deporte, de lo contrario tendrás una vida sedentaria y esto podrá afectar a tu salud. Lo más recomendable, para poder optimizar al máximo tu tiempo, es que aproveches a hacer deporte al aire libre y/o en equipo para conseguir varios objetivos diarios a la vez (salir de casa, sociabilizar, hacer ejercicio…)
  • Plantea tu plan de empresa: Si eres un profesional independiente no dudes en organizar tu plan de empresa como si de una gran corporación se tratase. Ten tu plan de marketing, financiero, empresarial… e incluso plantéate contratar a gente para que trabaje desde su propia casa y pueda ayudarte a ampliar aún más tu negocio.

“Elige un trabajo que te guste, y nunca tendrás que volver a trabajar en tu vida”. – Confucio

Esperamos que con este post tengas más claro cómo ganar dinero desde casa de forma eficiente y responsable con un trabajo como cualquier otro, aunque desde la comodidad de tu hogar.

¿Quieres trabajar desde casa? Aquí tienes las respuestas a todas tus preguntas para que por fin pegues una patada a tu situación actual y cambies de vida

trabajar en casa

El otro día hice un descubrimiento que me dejó bastante perplejo, y es que vi que la palabra clave “trabajar desde casa” tiene, solo en España, unas 15.000 búsquedas mensuales (varía según la herramienta que uses).

Y eso son unas cuantas personas, ¿no?

Al final esto es solo un detalle que avala lo que llevo pensando desde hace tiempo y te conté en el post sobre las profesiones del futuro: el contexto laboral está cambiando de forma muy rápida.

La gente ya se ha cansado del sistema arcaico que existe en estos momentos y está buscando nuevas opciones. Se necesita más libertad para conciliar mejor la vida profesional y familiar y tener tiempo para todas esas actividades que de verdad nos hacen felices.

¿Disfrutar solo 30 días al año?

Venga ya.

Por eso, si en estos momentos tú eres una de esas personas que se está planteando el trabajar desde casa, trabajar desde Internet o, simplemente, está buscando alternativas; este es tu post. En él te he recopilado todas las opciones que tienes y te he dejado varios ejemplos de empleos que se pueden hacer desde casa.

Mi intención es ofrecerte respuestas para que veas que si de verdad quieres romper con tu situación actual… puedes hacerlo (y si me dejas y llegas al final del post, yo te ayudaré a conseguirlo). 😉

Manos a la obra.

Cuál es tu situación: ¿por qué puedes querer trabajar desde casa?

Lo que te pueda estar llevando a plantearte el trabajar desde casa, afecta de forma directa a la estrategia que debas usar para conseguirlo. Te digo algunos de los motivos más comunes:

  • Quieres unos horarios distintos: te has cansado de que te organicen la vida y ahora quieres ser tú el que lleve el timón. Te interesa el trabajo desde casa porque quieres poder trabajar cuando quieras.
  • Libertad de movimiento: a la libertad de horario, quieres poder añadirle el trabajar desde cualquier lado gracias a Internet. Vamos, que cuando hablamos de “trabajo desde casa”, a lo que realmente te refieres es a “trabajar desde casa por Internet”. Teniendo wifi, tu oficina es el mundo.
  • Te has quedado sin trabajo o no encuentras trabajo: necesitas generar ingresos de forma rápida y ves el teletrabajo como una opción para ganar dinero en estos momentos. Lo ves como un extra, porque en realidad lo que quieres es encontrar un trabajo por cuenta ajena normal.
  • Mejor conciliación familiar: tienes un hijo/s y no quieres resignarte a perderte su infancia. El hecho de poder trabajar desde tu casa es lo que te interesa.
  • Te has jubilado: tiene un montón de horas libres y te gustaría entretenerte además de sacar un extra.
  • Te quieres reinventar profesionalmente: sabes que Internet es el presente y el futuro y tu intención es volcar tus esfuerzos en crear un negocio online.

Podría poner más perfiles, pero creo que se entiende a la perfección a qué me refiero. Bien, todo esto realmente se podría resumir en 2 circunstancias:

  • Quieres desarrollarte profesionalmente trabajando online (los nómadas digitales).
  • Quieres sacarte un extra de dinero gracias a Internet.

Como los objetivos de cada opción son completamente distintos, voy a dividir el post en dos bloques.

A continuación tienes un esquema con todo lo que voy a explicar en el artículo, revísalo primero y vete directamente a la parte que quieras.

Importante: eso sí, si eres una de las personas que está buscando ganar un extra por Internet, sí te recomiendo que eches un vistazo a la otra parte del post. Lo más seguro es que no seas consciente de todas las oportunidades que tienes para trabajar por Internet. Leelo, a lo mejor te sorprendes.

Los nómadas digitales: trabajar en casa o desde cualquier parte del mundo

Cuando escribí el post sobre las profesiones del futuro, mi objetivo era mostrarte datos y estadísticas sobre el cambio que se está produciendo en el mercado laboral.

La realidad es que Internet ha abierto una nueva etapa donde las relaciones entre los trabajadores y las empresas están cambiando completamente. Ya no es necesario estar un sitio físico una determinada cantidad de horas.

Lo que ahora se demanda es gente independiente y eficaz que sea capaz de ofrecer resultados. Cómo te organices, solo depende de ti.

A esta nueva figura de profesional que trabaja a través de Internet es a lo que denominamos nómada digital. Aunque cuando se usa este término se suele pensar en una persona que vive traviajando, la realidad es que el concepto se ha agrandado. Como te expliqué en este episodio del podcast, ahora un nómada digital es…

Una persona que utiliza Internet para desempeñar su ocupación y/o para vender sus conocimientos ya sea un trabajador por cuenta ajena, freelancer o emprendedor.

Como ves en esa definición, dentro de este término existen 3 perfiles. Tú te puedes sentir vinculado solo con uno o combinar características de los 3.

Los 3 tipos de nómadas digitales

Otro de los grandes mitos que existen detrás de los nómadas digitales es que todos emprenden y tienen un negocio online. Pero la verdad es que no tiene porque ser así. Hay más opciones.

Tipo 1: trabajadores por cuenta ajena en remoto

Este tipo de nómadas digitales suelen trabajar para una empresa o terceros; pero como te decía antes, la empresa no te obliga a que estés “presencialmente” en la oficina. Trabajáis en remoto, por lo que tienes libertad para moverte como quieras.

Poco a poco ya se está instaurando la política de trabajar por resultados y objetivos. Un sistema mucho más acorde con la realidad actual y más motivador y productivo.

La única diferencia es que ahora no importa tu localización. Solo sabes que tienes que cumplir tus tareas en tiempo y forma.

Tipo 2: freelancers

El freelancer es lo que en España hemos denominado tradicionalmente autónomo, aunque en este caso, suele estar más enfocado a las personas que ejercen profesiones liberales. Hay muchos tipos de trabajos que seguro que ya conoces que se pueden ejercer bajo esta figura:

  • Desarrolladores web.
  • Consultores de marketing.
  • Traductores.
  • Redactores y/o copywriter.
  • Músicos.
  • Coach.
  • Fotógrafos.
  • Profesores.
  • Etc.

En este caso, los freelancer se suelen enfocar a vender servicios (vender su tiempo), pero también tienen la opción de vender infoproductos (productos especiales donde vendes tus conocimientos en forma de curso online o ebook).

Luego lo veremos más en profundidad, aunque lo importante ahora es que tengas en cuenta que cualquier conocimiento o habilidad útil que poseas (no solo lo que aprendes en una carrera), puede abrirte las puertas a trabajar como freelance.

Tipo 3: empresarios y emprendedores

Este perfil va un paso más allá y en vez de centrarse tanto en los servicios, basa más su negocio en la creación de los infoproductos que te acabo de mencionar.

Al ser productos digitales, no aumentan los costes por producir más o distribuir más unidades. Por eso se dice que son ingresos “pasivos” y que te permiten escalar tu negocio (no necesitas invertir más horas para generar más ingresos. Creada la primera unidad, ya está todo).

Ahora que ya tienes las opciones encima de la mesa, veamos un poco más de cada una.

El nómada digital por cuenta ajena: trabajar desde casa para empresas

Hay muchas personas a las que no les interesa emprender y montar un negocio online. Al final, cada uno tiene que escoger el camino que le vaya a hacer más feliz. Por eso, si tú quieres seguir trabajando para una empresa pero te interesa hacerlo desde casa, lo que se denomina trabajo en remoto, puedes hacerlo sin problema.

Aquí se pueden dar 2 situaciones:

  • Tu trabajo te gusta y quieres que tu empresa te permita trabajar en remoto.
  • No tienes trabajo o ya has intentado negociar con tu empresa y lo ha rechazado.

Empecemos por la primera.

1. Cómo conseguir que tu empresa acepte un trabajo por cuenta ajena

Por muy tradicional que pienses que es tu empresa, no pierdes nada por intentar negociar. La clave, como siempre, está en que les muestres de forma muy clara lo que van a ganar si trabajas desde casa para ellos. Los beneficios siempre por delante.

Paso 0: consejos previos

Trabajar desde casa está muy bien, pero también te tendrás que enfrentar a una serie de retos:

  • Distracciones.
  • Falta de rutina.
  • Falta de horarios.
  • Etc.

Tienes que esforzarte en maximizar tu productividad y en generar el mayor trabajo posible con el menor esfuerzo. Recuerda que ya no trabajas por tiempo, sino por eficiencia.

¿Cómo ahorrar tiempo en tu gestión del trabajo desde casa?

  • Elimina todas las reuniones que veas improductivas: resuelve la mayoría de tus discusiones por email o teléfono (así no notarán tanto tu falta física).
  • Sé previsor: si necesitas llamar mil veces a tu oficina para hacer preguntas sentirán que el trabajo en remoto es un incordio.

Cuanto más autónomo seas y menos supervisión necesites, mucho mejor.

Paso 1: enfatiza lo que vales

Que trabajes por cuenta ajena, no significa que no puedas reforzar tu marca personal creando un blog y estableciendo una red de contactos con personas de tu sector.

Todo ese trabajo no pasará desapercibido para tu empresa, que verán que eres una persona con recursos interesantes y que aportas un extra frente a los demás. Eso te hará ganar puntos y tener más opciones en una futura negociación.

Paso 2: primera prueba intencionada

Una forma estupenda de que vean que no ocurre nada porque trabajes desde casa es hacer una prueba real. Puedes sugerirles que probéis una semana para que vean que eres más productivo fuera de la oficina y que no necesitas una supervisión constante.

Si el ordenador que usas en tu trabajo es de sobremesa, no tendrás que volverte loco traspasando todos los archivos. Instala un software de acceso remoto (por ejemplo, TeamViewer) y tendrás total acceso desde el sofá de tu casa.

Con los días irán surgiendo nuevas necesidades que podréis ir solventando sobre la marcha. Por ejemplo:

  • Cómo hacer una reunión rápida: con Appear tan solo tienes que hacer un clic en tu navegador.
  • Si trabajas en equipo con otras personas y necesitas tener acceso a ellos constante: con Slack podrás tener un chat donde solventar todas esas dudas pequeñas que aparecen a lo largo del día.
  • Archivos: con Google Drive podéis trabajar en línea con cualquier archivo y modificarlo sobre la marcha (se actualizará de forma automática).

Sean cuales sean vuestra necesidades, siempre habrá soluciones.

Paso 3: demuestra el beneficio para tu empresa

Haz una lista de las cosas que hiciste en casa y que otros días no hiciste en la oficina. De esta forma, con un vistazo podrán ver la cantidad de trabajo que puedes gestionar aunque trabajes desde casa.

Sé listo, ten inteligencia emocional y ponte en la piel de tu jefe. Prevé todas las preguntas que pueda hacerte y dale respuestas con anterioridad. Estate preparado.

Paso 4: periodo de prueba real

Después de justificar lo bien que te ha ido y los múltiples beneficios para ambas partes, da un paso más. Ahora es el momento de sugerir ir más allá y alargar ese periodo de prueba inicial que hiciste.

Como es posible que todavía les dé miedo esa posibilidad, una opción es ofrecer que trabajes 4 días desde casa y uno en la oficina (esto es solo una idea, negocia lo que sea mejor para todos).

Poco a poco verán que todos esos recelos eran injustificados y que podéis trabajar de forma remota sin que la oficina se vaya a pique.

Paso 5: aumentar el tiempo de trabajo a distancia

En este nuevo periodo de prueba surgirán problemas, no todo va a ser color de rosa. Por eso ahí tienes que estar ágil para encontrar soluciones.

Cada empresa es un mundo, pero como te dije antes, hay miles de herramientas para que os organicéis y la comunicación sea más fluida. Por ejemplo, en Inteligencia Viajera combinamos 4 herramientas:

  • Whatsapp: principalmente para que el equipo se pueda poner en contacto conmigo o si hay alguna urgencia.
  • Slack: para que se comuniquen entre ellos en el día a día.
  • KanbanFlow: esta herramienta es la que usamos para gestionar las tareas que hace cada uno y poder dejarnos mensajes en relación a ellas.
  • Google Drive: aquí tenemos el calendario comercial, el editorial y de redes sociales. Es la forma de que todos estemos al tanto de lo que va a suceder.

Examina cuáles son vuestras necesidades reales y busca soluciones. Te aseguro que con voluntad y con flexibilidad, antes o después, todo cuadrará.

B. Buscar empresas que permitan trabajar en casa

Si tu empresa finalmente no acepta, no pasa nada. Negocia con ellos una salida y deja tu trabajo de la forma más beneficiosa posible.

¿Qué hacer ahora?

  • Investigar la situación de tu sector.
  • Prepararte para cuando encuentres una oferta de trabajo que te interese.

Una de las grandes ventajas de Internet es que la información es mucho más accesible que antes.

Investiga los perfiles profesionales que más se están demandado para ver si necesitas algún tipo de formación extra para hacer tu perfil más atractivo. Si llevabas mucho tiempo en tu anterior empresa, quizás te hayas quedado desfasado. Y si acabas de salir de la facultad, examina cuáles son esas habilidades extra que suelen demandar:

  • Inglés.
  • Trabajar en equipo.
  • Capacidad de tomar decisiones.
  • Excel.
  • Conocimientos de ventas.
  • Etc.

Aunque una oferta de trabajo interesante puede aparecer en cualquier momento, lo que queremos es que la empresa te encuentre a ti y no al revés.

Tienes que llamar su atención potenciando tu marca personal.

Para esto hay 3 puntos importantísimos:

  • Abrir un blog para que con tus contenidos demuestres lo que sabes.
  • Un perfil en LinkedIn cuidado.
  • Una buena estrategia de networking (necesitas expandir tu círculo de contactos).

No solo necesitas que tu nombre se empiece a conocer, sino que se te posicione como un referente.

Esto no se consigue de la noche a la mañana, pero como te decía antes, esto te ayudará a demostrar lo que vales. Y eso a la hora de ir a una entrevista de trabajo cambia.

Dejarás de ser un sujeto pasivo que solicita trabajo para convertirte en un perfil atractivo. Escucharán tus requisitos de una manera completamente distinta.

Las profesiones del futuro: ejemplos de trabajar online desde casa como freelance

Un freelance es lo que en España se conoce como un profesional autónomo.

En este caso, a diferencia del nómada digital por cuenta ajena, lo normal es que el freelance tenga varios clientes. Con algunos solo establecerán relaciones puntuales mientras que otros sí que podrán ser clientes regulares (que no únicos).

Es posible que ahora tengas alguna de estas frases en la cabeza:

  • “¿Servicios? ¿Y eso qué es?”.
  • “Yo no he estudiado, qué servicios voy a dar yo”.
  • “No me gusta la carrera que he hecho y no quiero trabajar de ello. ¿No hay más opciones?”.

Empecemos por el principio.

Un servicio es realizar un trabajo para otra persona. Y ese “trabajo” puede ser cualquier cosa, lo importante es que sea de utilidad. Porque a mayor utilidad, mayor valor percibe el cliente y más demanda existirá.

Las otras 2 opciones reflejan la misma inquietud: el miedo a no saber o el síndrome del impostor.

Pero déjame decirte una cosa muy claro:

Que no hayas estudiado no significa que no sepas hacer nada. Hay una brutal diferencia.

No todos los conocimientos o habilidades se aprenden en la universidad (ni de coña). De hecho, en muchas de las profesiones que te voy a nombrar ahora, conozco a personas que las ejercen sin tener el título.

En España sigue existiendo un gran fervor por la titulitis, pero con la nueva realidad laboral esto irá desapareciendo. Si no sabes hacer algo, simplemente lo irás aprendiendo sobre la marcha. Lo que importa es la actitud.

Aunque ahora esto te genere inseguridad, relájate y déjame mostrarte varios ejemplos de freelance que trabajan desde casa.

1. Trabajar desde casa como traductor profesional o profesor de idiomas

Si dominas un idioma, sin duda, tienes futuro por Internet.

Tu trabajo puede consistir en traducir un libro completo o transcribir los textos o los contenidos de una página web a otro idioma. Hay muchas posibilidades. Aunque no lo creas, si sabes español y otro idioma, ya eres un buen candidato.

También es cierto que cuantas menos personas hablen el idioma que dominas, mejor pagado estará tu trabajo. Aún así, es bueno que empieces por trabajos pequeños para ganar práctica y obtener mejores resultados.

Para encontrar trabajo estas son algunas opciones:

  • Contacta a editoriales: manda un correo directamente a agencias traductoras profesionales para que te envíen trabajos de forma regular.
  • Regístrate en páginas web: hay centenas de plataformas online que ofrecen ofertas de empleo remoto de forma diaria.
  • Publica en tus redes sociales: cuéntale al mundo que estás comenzando esta nueva profesión remota.

Otra opción que te permiten los idiomas es ser profesor a través de Internet.

Un ejemplo de esto lo tenemos con David Palencia (escribió en iV un guest post acerca de cómo aprender inglés online) que vende en su blog un curso para aprender inglés.

Otra variante es Beatriz Mora que además de tener su propia academia de español, tiene otro proyecto en el que enseña a otras personas a convertirse en profesores online de este idioma. Si quieres conocer su historia, aquí puedes ver la entrevista que le hice.

2. Consultor online

Esta profesión está en auge en el mundo digital del futuro.

Gracias a Internet, solo necesitas un blog, una cuenta de Skype (u otra herramienta parecida) y un horario en el que poder atender a tus clientes. El sistema de funcionamiento es el mismo:

  • Trabajas tu marca personal: a través de tu página web, redes sociales, contenidos, etc; para a posicionarte como un referente en tu sector.
  • Tener una página de venta de tus servicios: a través de la cuál recibirás las solicitudes de tus clientes (en esta página es muy importante que trabajes tu copywriting y la tasa de conversión).
  • Marcas una cita en Skype: será tu nueva sala de consulta. Si sabes inglés, con Internet podrás atender a casi cualquier persona del mundo.

Veamos ejemplos de personas que trabajan como consultores o coach:

  • Álvaro López: mi amigo Álvaro es un gran ejemplo de cómo te puedes reinventar. Antes, Álvaro era ingeniero y ahora es una de las figuras más importantes dentro del coaching de desarrollo personal del mundo hispano hablante. Aquí tienes la entrevista que le hice.
  • Ana Bizarro: una mujer con un par de tacones que vendió su empresa (por más de un millón de euros) para reinventarse y dedicarse a ayudar a los demás. En este artículo te cuenta su historia.
  • Hana Kanjaa: malabarista del cambio y domadora del miedo, además de ser una gran coach, en la entrevista verás que su historia es sencillamente increíble.

No te dejes vencer por el síndrome del impostor y no pienses que no serás capaz o que no eres lo suficientemente bueno, con la formación adecuada puedes llegar a donde te propongas.

3. Entrenador personal

Si te apasiona el deporte, la alimentación equilibrada o la nutrición, puedes ayudar a los demás en todas estas materias. En estos momentos, es una de las temáticas que más auge está teniendo.

Puedes ofrecer un servicio de consultoría personalizada en el que lleves el seguimiento de tus clientes o crear cursos o ebooks donde expliques a la persona lo que tiene que hacer.

Si te interesa este modelo de negocio, Marcos Vázquez es autor de dos de los mejores blogs sobre salud y emprendimiento en habla hispana. Aquí puedes ver la entrevista que le hice.

4. Copywriter y/o redactor de contenidos

Dos de las profesiones que más demanda tienen en estos momentos es el redactor de contenidos y el copywriter. Cuidado no los confundas.

  • Redactor de contenidos: la persona escribe contenidos para blogs o páginas web.
  • Copywriter: escribe para vender o conseguir generar una acción determinada en el lector. Por ejemplo, son las personas que se encargan de redactar una página de ventas, un “sobre mí” o una página de inicio.

¿Por qué hay tanta demanda?

Piénsalo. Cada día se generan en Internet miles de millones de contenidos por escrito. Y cuando el boom del marketing digital explote en los países hispano hablantes… la demanda todavía será mayor.

Te doy ejemplos:

  • Maïder Tomasena: una de las mayores referentes del copywriting en español. Es muy curiosa la historia de Maïder. Te va a gustar oír como la escritura la escoge a ella y no al revés. Aquí tienes la entrevista.
  • Anina Anyway: un caso muy bueno de cómo un blog te hace visible. Anina empezó a escribir artículos y la gente le empezó a solicitar sus servicios porque les gustaba cómo escribía. Pincha aquí para escucharla.

Trabajar desde casa escribiendo (o corrigiendo, esa es otra alternativa), es otra de las grandes opciones para poder reinventarte profesionalmente.

5. Diseñador Web y/o soporte técnico

Pasa un poco lo mismo que con los redactores de contenidos y los copywriter, a medida que crece Internet, más diseñadores web y perfiles técnicos se necesitan.

Más ejemplos de personas que se han convertido en nómadas digitales trabajando como diseñadores web:

  • Óscar Hernández: el actual diseñador de Inteligencia Viajera y un auténtico crack. Trabaja desde casa vendiendo sus servicios y sus cursos. En este post te explica cómo mejorar la tasa de conversión de tu blog.
  • Sergio Sala: él también estudió Arquitectura, pero se reinventó como diseñador y ahora también ayuda a otros nómadas digitales. Descubre aquí su historia.

Otra variante es la que ofrece Javier Gobea, que además de crear tu blog, también tiene un servicio de soporte técnico para que te olvides de cualquier problema que pueda surgir con tu webAquí tienes un megatutorial sobre WordPress que escribió Javier (si estás creando tu blog ahora te ayudará un montón).

6. Profesora de yoga y danza

Algo tan hermoso como la danza y tan sano como la práctica del yoga, también puede ser una de las mejores formas para trabajar desde casa. Cada día hay más personas que conectan con esta filosofía de vida y quieren practicarla. Por lo general, puedes hacerlo de dos formas:

  • Formación presencial: en tu casa o en un local público.
  • Formación online: muchas personas han creado su fuente de ingresos a partir de un canal de YouTube o vendiendo sus cursos online.

Ahora te traigo el ejemplo de Clara Tashasana, una viajera que financia su viaje gracias a las clases que da en el camino. Hoy lo hace desde cualquier lugar del mundo, pero lo podría hacer también desde su casa.  Conócela en esta entrevista.

7. Enseñar trading online

Si eres un experto en delta neutral, income trading o trading de generación de ingresos, tienes dos opciones:

  • Trabajar en una gran empresa en una ciudad (recuerda que puedes hacerlo en remoto).
  • Trabajar desde casa por Internet o viajando por el mundo mientras ofreces consultoría remota.

Esta profesión es muy específica y una de las mejores pagadas. Al no haber muchas personas que sepan sobre ello, se valora mucho la excepcionalidad del servicio.

Aquí tienes la entrevista que le hice a Jesús Porro en la que te cuenta cómo gracias a su blog de trading; ahora trabaja desde casa, invierte en sus acciones y puede pasar tiempo con su familia (o estar dónde quiere cuando quiere).

8. Consultor de viajes u organizador de viajes de grupo

Si conoces muy bien un lugar, puedes crear un blog especializado sobre ese país (o ciudad). Solo necesitas crear la plataforma web y comenzar a crear contenidos interesantes.

Sabes mucho más que las personas que van a ir allí por primera vez. ¿Por qué no vender esa información?

Veamos más ejemplos con distintas opciones y formas.

  • Joseba Zárraga: desde su blog planifica viajes en grupo de todos los tipos (culturales, temáticos y de aventura). En este caso, su profesión le permite seguir viajando. En este artículo te lo explica todo.
  • Víctor Diego: Víctor está especializado en EEUU y ofrece un servicio específico en el que te organiza cualquier tipo de ruta por este país. Solo con que veas su artículo, te darás cuentas de que sus conocimientos sobre este país son increíbles.

Si tu ciudad o región despierta mucho interés, puedes crear un blog sobre ella. No siempre son viajeros los que pueden crear blogs de viajes.

9. Especialista en una rama del marketing digital

Si dominas algunas de las ramas del marketing digital, que sepas que podrías empezar a vender servicios desde ya. Cada día surgen nuevos negocios online, por lo que cada vez es más alta la demanda de estos servicios.

Te damos ejemplos:

  • Posicionamiento SEO: el SEO es una de las estrategias más complejas técnicamente y de las que más necesidad hay (ganarse a Google siempre es fundamental). Un gran profesional es Dean Romero, que aunque vendió servicios en su momento, ahora solo crea infoproductos. Aquí tienes el guest post específico que escribió sobre SEO para blogs de viajes.
  • Publicidad online: el poder de conversión de Facebook Ads ha hecho que aumente la demanda de especialistas en este sector. Uno de ellos es Ángel Candelaria que además de ser músico, pertenece al equipo de iV. Aquí tienes el post que escribió acerca de ello.
  • Embudos automáticos: otro ejemplo de cómo una buena especialización te hace crecer y revalorizarte en el mercado. Álex Novás es un referente de los funnels y otro de los miembros de mi equipo. Este es el pedazo de guest post que escribió.
  • Marketer en sentido global: en este caso, Sebastian Pendino creó un negocio de consultoría donde asesora a freelancer desde un punto de vista más estratégico. Esta es su historia.

Tanto estas especialidades como cualquiera de las otras ramas que existen dentro del marketing digital, son profesiones que están en pleno auge en estos momentos.

10. Fotógrafo y/o venta de fotografías por Internet

Si como a mí te gusta la fotografía, tienes ante ti una profesión que te permite vender servicios o vender tus fotografías a bancos de microstock.

En el primer caso, lo ideal es que te especialices en un campo. De nuevo, te dejo varios ejemplos.

  • Fotografía de paisajes: tuve el lujo de entrevistar a uno de los mejores fotógrafos para mí de paisajes. Me refiero a Víctor Gómez, más conocido como Machbel.  Aquí puedes escuchar la entrevista.
  • Fotografía de viajes: también entrevisté a Ainara García. Ella ha viajado por el mundo durante un tiempo y, ahora sigue utilizando la fotografía de su tierra para expresarse. Este es su blog.
  • Fotografía de naturaleza y retratos: detrás de Arturo está la historia de una persona que rompe con todo y pasa a convertirse en un referente de la fotografía, no te pierdas la entrevista.

Si prefieres ir más por libre y no dar servicios (ya te dije antes que los freelancer también tienen esta opción), puedes vender fotografías a bancos de microstock. Para esto tienes la megaguía que nos escribió Carles en la que te explica cómo empezar a vender fotos por Internet.

La gran ventaja de este sistema es que en cuanto los bancos te acepten la foto (y de esto ya se encarga Carles en el post), estarás generando ingresos pasivos de forma automática. 

Aquí es cierto que tendrás que salir de casa, pero no te hace falta viajar. No me digas que en tu ciudad no hay fotos bonitas que puedas hacer.

¿Cuál es la clave para empezar a trabajar desde casa como nómada digital freelance?

Localizar tu talento, pasión o propósito.

En estos 10 ejemplos has visto cómo algunas personas rentabilizan determinados conocimientos:

  • Escribir.
  • Hacer fotografías.
  • Diseñar.
  • Conocer un país.

El primer paso para que te puedas reinventar profesionalmente trabajando desde casa como freelance es esto. Necesitas encontrar esa temática con lo que poder ayudar a los demás pero que al mismo tiempo te llene y te haga feliz.

Te dejo este guest post que escribió Álvaro López de Autorrealizarte en el que te explica cómo encontrar ese talento que llevas dentro.

Y olvídate de esos miedos por no tener una carrera o no trabajar de lo que estudiaste, lo que tus clientes quieren son resultados, lo demás sobra. Si una profesión te gusta solo tienes que formarte y lanzarte.

No hay más.

El nómada digital emprendedor: los negocios online

Este tercer perfil corresponde con las personas que montan un negocio online. En este caso, me voy a enfocar en 2 modelos, pero hay muchos más.

  1. Los blogs.
  2. Las tiendas online.

Vamos a ello.

1. Montar un negocio online alrededor de un blog

Antes de entrar a describir en que se basa este modelo de negocio, hay que aclarar un punto. En muchos artículos de Internet verás que hablan de los “bloggers” como profesión. Y esto para mí es inexacto.

Un blog realmente es una herramienta que te ayuda a ganar visibilidad y a reforzar tu marca personal. Se trata de una pieza del negocio, no es el negocio en sí mismo. Te recomiendo que leas este post de Franck Scipion donde habla esto, está muy bien.

Vale, vamos ahora al meollo del asunto.

Al igual que antes, el primer paso es que decidas cuál es tu talento o propósito. Cuál es esa habilidad o conocimientos con los que puedes ayudar a otras personas.

Por ejemplo, yo desde Inteligencia Viajera ayudo a todas las personas que quieren convertirse en nómadas digitales. Y para conseguirlo, creo contenidos gratuitos y programas de formación de pago (como la Escuela Nómada Digital que abrirá pronto sus puertas).

Al final, un negocio, sea online o no, siempre se basa es cubrir una necesidad, en ayudar a otra persona.

Un blog, al igual que un canal de YouTube o un programa de podcast, lo que te permite es atraer a todas esas personas a las que tú puedes ayudar.

Tus contenidos gratuitos sirven para ganar tráfico y que tengan una primera toma de contacto contigo. Luego pasan a convertirse en suscriptores al descargarse tu lead magnet (un regalo que les das por suscribirse, por ejemplo este es el mío). Y al convertirse en suscriptor, tienes su email, lo que te permite mandarle más contenidos y conseguir que te conozca más. Desarrollas una relación y te ganas su confianza.

Y esa confianza será la que al final le llevé a comprarte un infoproducto que hayas creado u otro producto que recomiendes (por ejemplo, de un afiliado).

Esto es todo el proceso explicado de forma muy breve, pero en este post de Omar de la Fuente tienes todo esto desarrollado punto por punto.

Cuestión importante.

A la hora de crear un negocio online basado en un blog es muy importante que escales tus ingresos (generar dinero sin tener que vender tu tiempo). Es lo que te decía antes que se suele llamar “ingresos pasivos” (en esta entrevista con Agustín Grau hablamos más sobre este tema).

¿Cómo?

Te explico varios métodos.

  • Publicidad: es la que menos me gusta, porque tus ingresos dependen de la cantidad de tráfico que seas capaz de generar. Si no controlas de SEO, será muy difícil generar unos ingresos decentes.
  • Infoproductos: productos digitales donde “paquetizas” tus conocimientos. Su gran ventaja es que una vez creado uno, creados todos. Y al ser productos digitales, los costes de envío o distribución son muy reducidos. Echa un ojo a este post de Elsa López si quieres saber más acerca de estos productos.
  • Marketing de afiliados:  la afiliación consiste en recibir una comisión por recomendar un producto o servicio y conseguir una venta. Así fue como conseguí yo mis primeros euros con el blog. La clave está en ganarte la confianza y credibilidad de tu comunidad. Aquí tienes una megaguía que escribí sobre la afiliación y cómo escribir reseñas (artículos especiales donde describes un producto con el objetivo de venderlo).

La venta de servicios es la forma más rápida de generar ingresos, pero también la menos escalable. Por mucho que nos duela, los días solo tienen 24 horas, por eso es tan importante que generes ingresos pasivos.

Ahora solo te he explicado 3 formas de monetizar un blog, pero la realidad es que hay muchísimas más. Aquí te dejo uno de los posts más leídos de Inteligencia Viajera, la megaguía que escribí sobre cómo ganar dinero con un blog.

 

2. Montar una tienda online

Otro negocio que te permitirá trabajar desde casa por Internet es montar una tienda online. Aquí también hay varias opciones muy interesantes.

  • Venta de productos físicos: puedes trabajar desde casa haciendo manualidades o artesanía y luego venderlas.
  • Venta de productos digitales: no los confundas con los infoproductos. Aquí me refiero a plantillas, plugins, música, etc. Cualquier archivo que sea descargable. Recuerda que con un infoproducto lo que vendes es tu conocimiento.
  • Dropshipping: una tienda online en la que vendes productos físicos del catálogo de un proveedor. La ventaja es que el proveedor se encarga del almacenaje y los envíos, mientras que tú “solo” te ocupas de la parte comercial. Otro gran beneficio es que no tendrás que hacer una hacer una inversión inicial para comprar stock (solo pagarás al proveedor por cada venta que logres). Aquí tienes un post donde se explica este sistema en profundidad.
  • Tienda de afiliación: a esto es a lo que se le suele denominar un micronicho. Se trata de una página web preparada para atraer mucho tráfico por medio del SEO y luego monetizarlo ofreciendo productos de afiliados (también suelen monetizar con Adsense, la publicidad de Google). En este caso, lo más habitual es usar el programa de afiliación de Amazon.

Un ejemplo perfecto de cómo puedes vender artesanía por Internet lo tienes con Irene García

En este post te explica cómo creó una tienda online para revender artesanía local o propia y financiar así su viaje. 

Cómo crear una tienda online basada en el dropshipping o la afiliación, lo tienes en este artículo de invitado de Fran Murillo de Trabajo Nómada.

La verdad es que tener una tienda online así es perfecto para trabajar desde casa o viajando. Sí, tendrás que esforzarte en ganar tráfico y vender, pero también te olvidas de la gestión del stock y los envíos.

Opciones de teletrabajo: distintos empleos desde casa para sacarte un extra

En Internet también puedes sacarte un extra trabajando desde casa. Desde luego, a medio plazo generarás muchos más ingresos si vendes servicios o infoproductos como explico antes, pero si por lo que sea no te interesa, estás son las opciones que tienes.

1. Trabajar desde casa como teleoperador

Aunque la amplia mayoría de empresas buscan a personas para que trabajen desde call centers, también las hay que te permiten hacerlo de casa. Básicamente, solo tienes que tener una buena conexión a Internet.

Para encontrar ofertas de este tipo, date de alta en los principales buscadores de empleo y crea una alerta para que te lleguen las ofertas al correo. Pon como palabras clave “teleoperador desde casa” o “teleoperador trabajar desde casa”.

Aquí tienes un listado de los principales buscadores.

  • Infojobs.
  • Neuvoo.
  • Trovit.
  • Indeed.
  • Jobatus.
  • JobTonic.
  • Twago.

Esto se trata de un trabajo por cuenta ajena normal en remoto, vamos que entrarías dentro del primer perfil de nómada digital.

2. Trabajar desde casa con manualidades

Recuerda que antes vimos la opción de que crees tus propias manualidades (bisutería, cosmética natural, camisetas, papelería, etc) y montes una tienda online para venderlas. Pero si no quieres complicarte con la tienda, hay plataformas como Etsy o Artesanio donde puedes subir tus productos. Ojo que no es gratis, lo normal es que te cobren tanto por anuncio que subas como por venta.

Otra de las opciones dentro de este apartado es trabajar desde casa montando cosas para empresas. Lo que te suelen mandar es montar pulseras, pendientes, bolígrafos o cosas así.

Aquí tienes que tener en cuenta 2 cuestiones:

  • Inversión inicial: te pedirán que hagas un ingreso al principio en concepto de materiales.
  • Cantidad: fíjate en cuántas unidades tendrás que hacer para cobrar. Aunque sea algo sencillo de hacer, si te exigen 300 unidades por pedido, estamos hablando de bastantes horas de trabajo.

Hay tres formas de localizar este ofertas tipo de trabajo:

  • Ofertas en plataformas de búsqueda de empleo (las que mencioné antes).
  • En foros.
  • Webs de anuncios (tipo Milanuncios, Vibbo o Tablóndeanuncios).

Ahora, si te soy sincero lo poco que he visto sobre este tema no me ha gustado mucho. Ten cuidado e intenta buscar referencias (reales) de la empresa, hay muchas estafas dentro de este mundo.

3. Trabajar desde casa haciendo encuestas

Otra forma que tienes para generar un extra desde Internet es responder encuestas. Aquí tienes que tener precaución con lo siguiente:

  • Ingresos mínimos: puedes tener que generar una cantidad mínima de dinero antes de que te dejen cobrarlo.
  • No solo pagan en dinero: en muchas te querrán pagar con vales regalo.
  • Puede tardar: al principio pueden llegarte pocas encuestas, es normal. Hasta que no entres en una rueda no te llegarán más.

Aquí tienes varias webs donde te puedes registrar:

  • GlobalTestMarket.
  • Toluna.
  • Centro de opinión.
  • Myiyo.
  • Compare Encuestas Online.

La realidad es que no se saca mucho dinero con esto, pero si tienes mucho tiempo libre y descartas el convertirte en un nómada digital… también es una opción.

¿De verdad quieres trabajar desde casa?

Si crees que dentro de ti hay un nómada digital, pero no tienes muy claro por qué perfil optar o cómo empezar en este mundo…

Puedes echar un vistazo dentro de la Escuela Nómada Digital y aprender a desarrollarte con freelancer o con un negocio propio.

Trabajar desde casa, una posibilidad cada vez más común

Internet y las nuevas tecnologías han permitido que el teletrabajo sea ahora un modelo laboral más común.

Cada vez es más frecuente el teletrabajo o el trabajo a distancia. En Francia un gran porcentaje de empresas autorizan este tipo de trabajo y constatan beneficios tanto para la empresa como para el empleado, aunque la mayoría apuesta por un teletrabajo parcial para no romper la relación con la empresa ni con los compañeros de trabajo.

ANUNCIOS

Para escuchar el programa haga click en la imagen principal

¿Trabajar desde casa, quién no ha soñado con esta posibilidad? Desde hace unos años, gracias a internet y a las nuevas tecnologías, esta opción ya no es algo excepcional y en los últimos años muchas empresas han implementado formas de teletrabajo que permiten a sus empleados trabajar a distancia.

En Europa, Francia está a la vanguardia del teletrabajo como lo demuestra un estudio realizado por la empresa Wrike, especializada en gestión de proyectos. 

Según este estudio, en Francia 70 % de las empresas encuestadas aceptan a diferentes niveles el teletrabajo como modelo laboral, le sigue Alemania con 66 % y el Reino Unido con 53 %.

PSA Peugeot Citroën, empresa que apoya el teletrabajo

Jean Luc trabaja como ingeniero en la empresa constructora automotriz PSA Peugeot Citroën. Desde hace tres años tiene la posibilidad de trabajar dos días a la semana desde su casa. Él nos describe su jornada laboral: “Es como un día normal cuando voy a mi empresa, con la diferencia que es una jornada más estructurada, con menos distracciones…nadie viene a saludarme, a pedirme algo, es más fácil concentrarse… algunas tareas como el comer se adaptan a mi ritmo de trabajo, hay mucha flexibilidad».

Ventajas del teletrabajo

Para Jean Luc, el teletrabajo tiene varias ventajas: “La ventaja más importante para mí es la confianza, cuando nuestro jefe nos autoriza el teletrabajo es una marca de confianza muy fuerte y en una relación laboral, la confianza es muy importante. Por lo mismo, uno no se permite ningún abuso, yo trabajo realmente como si estuviera en la oficina, incluso más, gracias a la concentración ambiente…es evidente que contamino menos el planeta al no utilizar mi coche, reduzco el riesgo de tener un accidente laboral…tengo un rendimiento superior por el mismo número de horas trabajadas, cuando estoy en casa trabajo un 30 % más rápido y de manera más serena. Por último, al final de mi jornada, no tengo la sensación de haber trabajado, no me siento para nada cansado y finalmente la calidad de trabajo que hago es mucho mejor”.

El teletrabajo funciona tan bien que la empresa PSA ha implementado nuevas fórmulas de trabajo a distancia, incluso modos de trabajo remoto, se calcula que una cuarta parte de la masa laboral de la constructora automotriz trabaja de manera parcial en teletrabajo.

De cualquier modo, las empresas prefieren implementar una forma de teletrabajo parcial para que el empleado mantenga una relación laboral con su empresa y con sus compañeros de trabajo.

Entrevistados: Agnès Martí, de la empresa Wrike y Jean Luc Thiry ingeniero automotriz.

Work at home? ¡Conoce cómo hacer más efectivo tu trabajo desde el hogar!

работа из дома

En la actualidad muchos requieren de trabajos flexibles, con los que puedan agendar múltiples actividades dejando de lado los horarios de oficina y las restricciones de tiempo que estos implican. Sin embargo, ¿sabes cómo trabajar desde casa?

Para muchas empresas con modelos tradicionales es muy difícil dar este paso. Si quieres cambiar esto en tu empleo actual debes demostrar que puedes trabajar desde tu hogar perfectamente. Incluso mejor que cuando estás en una oficina.

Ver más: Consejos para ambientar tu oficina en casa

¿Por qué trabajar desde casa?

Por años, el ser humano se ha adaptado a la estructura tradicional de trabajo. Sin embargo; el ritmo actual de la vida -más las nuevas tendencias- han llevado a cambiar esa tradición. Ahora, es común escuchar entre los jóvenes: “yo trabajo desde mi casa” o el llamado “freelance”.

Y es que la globalización ha tocado la puerta de los países. Actualmente no solo puedes tener tu propia oficina desde el living room, sino que también puedes optar por másters y PhD desde tu computadora.

Lo cierto es que la simpleza se adueña de la vida de los seres humanos. Pero esto no es tan sencillo como parece…

No todo el color rosa… Las ventajas de trabajar desde una oficina es que -aunque no lo creas- tienes un orden en tus propias tareas. El estar en un sitio fijo de trabajo hace que te concentres más. A diferencia de ello, en el hogar no cuentas con esto.  Aunque no todas las personas se pueden adaptar a este ritmo, quienes incursionan en él saben que es fantástico.

Solo debes tener en cuenta algunas cosas…

Tips Eme: ¿cómo trabajar desde casa y no morir en el intento?

1. Organízate y no dejes las cosas para último momento

Aunque estés en casa, establece un horario de trabajo propio. Además, es importante que reportes frecuentemente los avances y actividades que lleves a cabo. No dejes que el trabajo te absorba. Trata de organizarte y poner tus propios límites, recuerda que nadie debe ser esclavo del trabajo y que tu hogar siempre debe ser tu santuario.

Lleva un control a través de tu propia agenda. Esto es fundamental ya que, créenos, algo se te va a olvidar. El trabajar desde casa puede ser tu peor pesadilla si no eres alguien organizado. Por ello, te recomendamos tener un orden de tareas: prioridades inmediatas, y secundarias; puesto que -al final te darás cuenta- todo es importante.

2. Asiste a reuniones, haz propuestas, informa sobre tus progresos

Ya que no tienes a tu jefe vigilándote, es importante que tengas comunicación con él/ella. Esto garantiza que realmente estás cumpliendo con el trabajo que te exigen y podrás genera confianza a lo largo de tu tiempo en ese trabajo.

La distancia no es un impedimento para el trabajo en equipo. Así que comunícate con tus colegas, pide ayuda u opiniones, esto es muy bien valorado por los gerentes de la empresa y hace que se den cuenta de tu disposición y compromiso. Para ello, te recomendamos que empiecen a tener reuniones semanales o quincenales. Si ya las hacen, trata de no faltar, ya que eso denota poco interés y al largo plazo afectará tu estadía en el trabajo.

Sé participativo, coopera con tus compañeros y cumple con tus entregas. Debes tener presente esas tres premisas para lograr alcanzar el éxito para trabajar desde casa.

3. Empieza a hacerte amigos de tus colegas

Aunque no lo creas, empezarás a compartir experiencias con tus compañeros. Trabajar en casa no implica que debas aislarte. Un equipo unido genera confianza y buenos resultados laborales, además de satisfacción. 

Ellos son unas de las personas que más te van a entender porque comparten la misma carga laboral. Al estar distanciados, debes tratar de crear ese vínculo, y quién sabe, quizá termines consiguiendo a tu mejor amigo gracias a un trabajo online.

Busca su ayuda, pide opinión y trata de -en ocasiones- dejar a un lado el trabajo. A nadie le gusta que solo lo contacten para temas laborales, ellos apreciarán si les escribes para conversar sobre temas de conocimiento público. Genera un excelente ambiente laboral desde la computadora gracias a este vínculo.

4. Expresa tus dudas, no te quedes con las inquietudes

Es normal que al comenzar no entendemos muy bien los procesos internos. Sin embargo, el peor error que puedes comentar es quedarte con la duda y no preguntar… 

No solo harás un mal trabajo, sino que podrías generarle pérdidas a la empresa, lo que da como resultado un despido inmediato. Así que trata de aclarar todas tus dudas en cualquier momento que se presente, recuerda que somos humanos y podemos equivocarnos.

Si no te sientes cómoda preguntándole a tu jefe, habla con un compañero; ellos te podrán decir realmente cómo llevar a cabo lo que no sabes hacer. Podrás tener diferentes años con la empresa, pero las preguntas siempre pueden surgir. No te quedes callado, quizá la solución sea más fácil de lo que crees…

5. ¡Sé honesto!

La verdad debe ser siempre tu bandera. Como no tienes a nadie vigilándote, debes tener mucho cuidado con lo que haces. El Internet está lleno de contenido, pero este puede ser utilizado en tu contra, así que actúa con honestidad en todo momento.

Si tienes algún inconveniente para trabajar un día determinado, dilo; no uses excusas. Por lo general, quienes deciden trabajar desde casa suelen ser más flexibles que los que siguen en una oficina. Así que no tengas miedo de decir “no puedo” en algún momento determinado.

No obstante, debes tener claro siempre tus prioridades, a veces debemos dejar de asistir a algunos eventos por hacer cosas del trabajo. No te engañes a ti mismo diciendo “lo hago mañana” porque al final el trabajo se acumula…


Los horarios flexibles son una gran opción siempre y cuando mantengas la concentración en lo que haces, pues trabajar desde casa no implica menor trabajo; se realizan la mismas tareas que el en oficina casi todos los días, pero con la opción de administrar el tiempo a tu conveniencia; siempre desde la base de la puntualidad en entregas, la eficiencia y la responsabilidad.

¡Ya estás listo para comenzar a trabajar desde casa!

#QuedateEnCasa: 5 ideas prácticas para trabajar en casa para evitar el coronavirus

Houzz

El teletrabajo es hoy, debido al brote de COVID-19 (coronavirus), una obligación para una gran mayoría. Sin embargo, trabajar en casa no es tan sencillo como pudiera parecer, más aún teniendo a los niños en casa como les sucede a muchos. Desde Houzz proponen cinco ideas prácticas para poder seguir con nuestra rutina laboral de la mejor manera posible.

Define cuál será tu espacio de trabajo en los próximos días

¿Dónde vas a instalar tu oficina en casa? Una vez lo hayas decidido, asegúrate de que los que están en casa contigo sepan este será tu lugar de trabajo durante estos días de aislamiento obligado. Da forma a un lugar práctico y cómodo, bien iluminado y con la silla adecuada. En cuanto a la luz artificial, el consejo desde Houzz es apostar por un flexo que proporcione una buena luz puntual.

Tenlo todo bien ordenado

Papeles, carpetas, libros…, es imprescindible mantener la zona de trabajo bien ordenada para que resulte un lugar agradable en el que sentarse cada mañana durante las dos o tres próximas semanas. “Es una buena idea dedicar cinco minutos por la tarde a dejarlo ordenado para la mañana siguiente”, recomienda Rafael F. Bermejo, editor de la Revista Houzz España.

Márcate un horario y cíñete a él

Define una rutina y un horario y no te salgas de él. Así, te será más fácil en estos días separar trabajo de tu vida personal. Muchos profesionales y autónomos que trabajan desde casa suelen trabajar muchas más horas de las recomendadas. Estos días es importante mantener una rutina saludable y definir bien las horas de trabajo.

Dúchate, vístete y desayuna algo antes de sentarte a trabajar 

La tentación de trabajar en pijama es a veces fuerte, más ahora que debido al coronavirus no vas a salir de casa ni esperas tampoco visitas. Lo mejor es vestirse porque de alguna manera te ayuda a sentir que vas a comenzar tu trabajo, a hacer algo profesional y con cuidado.

Mantén contacto virtual con otros profesionales y clientes

Hablar con otros profesionales, con los compañeros de trabajo y clientes; estar al día en las redes sociales; en opinión del editor de la Revista Houzz España todo esto es buena idea “para seguir un ritmo de trabajo productivo y sobre todo para evitar de alguna forma la sensación de aislamiento y soledad a la que nos estamos enfrentando estos días y a que muchos les está suponiendo el hecho de trabajar desde casa debido al coronavirus”. Programa alguna reunión o, sencillamente, cambia impresiones con compañeros, clientes, etc.

Amazon busca personas para trabajar desde casa

амазонка работа из дома

Amazon está buscando personas para trabajar desde casa. Hay puestos muy variados que puedes desarrollar desde cualquier lugar del mundo, aunque a veces, piden que estés en un determinado lugar. No obstante, hay ofertas de empleo para trabajar de forma remota desde tu casa, o cualquier lugar del mundo en Amazon.

Las oportunidades virtuales no están disponibles en todas las áreas, aunque si hay oportunidades muy diversas.

Generalmente, buscan personas para trabajar desde casa ocupando puesto de atención al cliente, puestos relacionados con las tecnologías; desarrollo, arquitectura web, diseño, programación… así como otros puestos de empleo gestión de logística, formación, ventas e incluso hay puestos para profesionales de recursos humanos.

Normalmente, si eres seleccionado para cubrir uno de estos puestos de empleo desde casa, alguien del personal de Amazon contactará contigo para explicarte más a fondo en qué consiste ese trabajo. De hecho, suele haber una capacitación inicial antes de comenzar a desarrollar uno de estos puestos de empleo.

En el caso de trabajar desde casa en el área de atención al cliente de Amazon, donde predominan las oportunidades, las funciones principales es conectar con los clientes a través de chat, teléfono o correo electrónico en un esfuerzo por proporcionar un servicio al cliente de primera clase.

Acceder a las oportunidades para trabajar desde casa con Amazon

Las condiciones de empleo y salarios, variará en función del puesto a solicitar así como las horas de trabajo o proyectos. Durante las temporadas altas, es posible que deba trabajar hasta 40 horas por semana y días festivos.

Coronavirus: ventajas y desventajas de trabajar en casa

El contexto de aislamiento pone en evidencia la desigual distribución de tareas entre los géneros y la doble o triple jornada laboral de las mujeres.

De manera impensada aun para los gurúes que desde hace décadas pregonan el teletrabajo, el modelo se instaló a la fuerza y sin aviso. Ahora quienes tenemos trabajo, lo hacemos desde casa. La tecnología lo permite, cómo no, pero ¿qué hacemos con todos los demás trabajos? Qué pasa con los hijos e hijas que no van a la escuela, quién cocina, quién se ocupa del padre o de la abuela y, la nueva, quién mantiene inmaculada la casa hasta que huela a lavandina y alcohol como nunca hubiéramos imaginado que querríamos. Congeniar la vida familiar con el teletrabajo no es fácil. Lo saben las mujeres. “¡Muy complicado!”, “¡Querer morir!”, “Sobreviviendo”, dicen aquellas que por estos días de aislamiento obligatorio están sobrecargando su ya recargada jornada. Otras lo viven con más naturalidad y la pasan mejor ante una realidad que saben difícil de cambiar. Lo que es claro es que son las mujeres las interpeladas por el tema. La crisis de los cuidados que viene denunciando el feminismo hace años, puesta en evidencia y potenciada con la aparición del coronavirus

Apenas comenzó el aislamiento social obligatorio la actriz Verónica Llinás difundió un video en el que su personaje de señora bien se colgaba de la pierna de la empleada doméstica, desesperada, para que no se fuera. El humor fue superado por la realidad. Esta semana un hombre fue detenido en Tandil por intentar ingresar a su empleada doméstica al country en el baúl del auto. Las dos escenas exhiben a cierta clase pudiente del país, sin embargo, la preocupación trasciende el estereotipo. Si en tiempos de normalidad las mujeres realizan la mayor parte del trabajo doméstico no remunerado –el 76 por ciento según la Encuesta sobre uso del tiempo y trabajo no remunerado de Argentina, 2013– no sorprende que cuando la crisis sanitaria nos repliega al espacio doméstico la estructura desigual quede en evidencia, se acentúe y colapse. El Ministerio de las Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual de la provincia de Buenos Aires lanzó una campaña al respecto. “Estamos en casa pero tenemos que compartir las tareas. Esta es una oportunidad para valorizar las tareas de cuidado. El cuidado es una responsabilidad social, hoy más que nunca lo entendemos. No es tarea solo de las mujeres, es responsabilidad de todos, de todas, de todes”, dice la ministra Estela Díaz.

Lo cierto es que cuando las papas queman, nada parece alcanzar. Cecilia, socióloga de 42 años, trabaja en una universidad y como consultora. “Nos están sobre exigiendo en particular a las mujeres, por un lado que mantengamos la higiene absoluta. En casa venía una señora una vez por semana y con eso me alcanzaba. Ahora todos los días hay que limpiar. En mi caso yo no estoy acostumbrada a estar todo el día en mi casa y a cargo de todas las tareas domésticas y me agobia”, cuenta. Durante el día, Cecilia prepara clases para la facultad y por la noche, cuando se duerme la hija, avanza con la investigación en educación que tiene comprometida. Día y noche hay que ser madre: hacer la tarea con la nena, entretenerla, calmarla. “Qué pasa con que hay que mantener la actividad como si esto no fuera una situación excepcional. Como si no tuviéramos que cambiar las cosas que hacíamos y el lugar donde estábamos”, reclama. Ese malestar lo sienten muchas de las mujeres consultadas. Este discurso “de hagamos que no pasó nada mientras nos explotan y oprimen/mimos en casa” me genera tremendo fastidio, dice Jimena en Facebook. Si antes se hablaba de la doble o triple jornada laboral de las mujeres (trabajo en casa, afuera y militancia), hoy mínimo hay cuatro. Así lo vive Valeria “estoy más agotada que en tiempos de normalidad. Mi jornada es más que triple: madre, ama de casa, cuidadora de adulta mayor, docente particular de adolescentes y home worker… cuento mínimo cuatro jornadas laborales. Estoy exhausta y encerrada”, comenta.

Encierro, incertidumbre, y tareas de todo tipo, nuevas o aggiornadas al ritmo de la pandemia, suenan a bomba de tiempo. Victoria, profesora de stretching, se entusiasmó con seguir dando clases a sus alumnos y alumnas en vivo por Instagram. La primera semana lo logró. Pero la segunda internet empezó a andar mal, y toda la ingeniería que tenía que hacer en su casa para tener ese espacio sola, para que no apareciera su hijo de cuatro años trepándose a su cabeza en medio de la clase, la hicieron desistir.

Las redes se poblaron de memes y chistes sobre la convivencia con niñes, como la psicóloga intentando atender por Skype y conciliando la vida privada con la profesional en el comienzo de la cuarentena, con tres chicos atados y amordazados en el piso; o los audios hablando de la bondad de este tiempo para aprovechar y fortalecer los vínculos con la familia, que se cortaban abruptamente para hacer callar a un chico. La realidad otra vez supera la ficción. Cecilia tiene una hija de cinco años que toda su vida fue ocho horas a guardería y jardín. ¿Cómo entiende ahora la nena que se tiene que quedar en casa? ¿Cómo acepta que además tiene que hacer tarea? ¿Y quién la acompaña con las actividades que le mandan desde la escuela?

Con adolescentes tampoco es fácil. Anabella, actriz y también empleada en un organismo público, hace cuarentena con su marido, e hija e hijo adolescentes. Se levanta temprano para poder trabajar tranquila. “A los adolescentes los dejo dormir hasta cualquier hora para que no molesten pero más de las 14 hs ya opera el lado madre-judía que tengo y los despierto. Y ya es imposible volver a concentrarme: preguntas, cocinarles, estar atrás para que se aseen, sus teletareas escolares, necesidades, «paja», en fin, ya el teletrabajo pasa a quinto lugar… lo sigo intentando, igual, de a ratos, en vez de darlo por concluido, por lo que quedo conectada hasta tarde con el laburo”. Lograr que los adolescentes hagan las tareas de la escuela y alguna de la casa, casi imposible, apunta.

Las tareas de los chicos

El tema de las tareas escolares merece capítulo aparte. Si bien sirven para dar una continuidad, hay que repensar qué capacidad tienen los chicos de responder en estas circunstancias, más allá de que hay docentes que no saben adaptar sus clases a la virtualidad, lo que genera mucha demanda hacia padres y madres y estrés para los chicos. Tanto así que mientras escribía, esta cronista escuchó de su hijo menor algo que jamás hubiera imaginado salir de su boca: “¡Quiero ir a la escuela!”.

Y todo eso si funciona bien internet, el opio de los días, ahora más que nunca. Cuando se cuelga, cuando circula información de la posibilidad de que se corte o que colapse, la ansiedad se multiplica. Bernarda envía su crónica del día desde Rosario: “Me quedé sin internet hoy, así que laburando a medias usando el 4g del celular. Vivo en un departamento con hijo de 8 e hija de 6. El padre en aislamiento viviendo con su familia dice que no puede llevarlxs unos días para cuidar a sus padres. Hoy casi no les di bola a hijes. Me sentí mal. Laburo más que si estuviera en la oficina. Todavía no aprendí a separar los tiempos. Voy al almacén de la otra cuadra y dejo a hijes viendo tele mientras”.

Si en la vida antes del coronavirus, gran parte de los hijos e hijas de padres separados vivían con la madre, el nuevo escenario reforzó la carga, ya que como dice la resolución 132/2020 del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación los chicos deben estar en el domicilio que es el “centro de vida”. Eso en la práctica significa que están con la madre, que van poco y nada con el padre o que el padre los va a visitar a esa casa, todos acuerdos excepcionales a los que llegan los ex según las posibilidades. Gretel, recién separada, escribe desde Catamarca. Es docente universitaria, trabaja en el Estado por la mañana y milita en un organismo de derechos humanos. Tiene una hija en la universidad y dos hijos de siete y cinco años, los tres con ella, que además vive con sus padres, mayores. “Es muy difícil mantener un equilibrio entre el teletrabajo y la asistencia a los niños en casa. Sumado al trabajo de tesis y el cursado de maestría. Sumado a que la conectividad en el norte argentino es malísima. Por lo que tanto el teletrabajo como el avance de tesis y cursado de maestría se hacen cuesta arriba. Yo comprendo que esta cuarentena no son vacaciones. Pero realmente nadie contempla la sobrecarga que recae nuevamente en nosotras las mujeres. No es colocarme en un lugar de víctima. Es repensar los términos o las flexibilidades que se deberían tener… somos docentes, pero si tenemos a cargo el cuidado de niñes o adultes mayores las 24 horas, es difícil cumplir con el trabajo”, apunta.

Los horarios corridos. La falta de concentración y de organización. El sueño interrumpido. Los vínculos exigidos. El trabajo reinventándose. Todo está moviéndose al ritmo de un cuco que no se ve. La cuarentena pone a prueba la convivencia y la capacidad de sostener el espacio privado, que ahora también es público, y que históricamente ha estado en manos de las mujeres. Por supuesto que la subjetividad no queda afuera y según el momento y las posibilidades actuales, cada persona asume la conciliación entre convivencia y coronavirus o entre las múltiples tareas que le tocan, de distinta manera. No hay que olvidarse tampoco de quienes ni siquiera tienen posibilidad de home office porque no tienen trabajo (ver aparte) o porque trabajan en los márgenes. De todas formas, partiendo de la base que nuestra sociedad es estructuralmente desigual desde el punto de vista de género (no el único, por supuesto), el coronavirus pone en evidencia la necesidad de que los sistemas de cuidados sean revisados, no solo por hoy ni por esta emergencia, sino para lo que vendrá; para que la vida valga la pena ser vivida, como decía una de las consignas de este día internacional de las mujeres, que ahora parece tan lejano pero sigue vigente todos los días.

Las que sí disfrutan de trabajar en casa

Para algunas mujeres llevar la vida encerradas y seguir trabajando no ha sido tan conflictivo. Destacan la posibilidad de estar más con los hijos e hijas, de trabajar en proyectos que tenían postergados o de seguir activas. La edad, el nivel y el estilo de vida, el tipo de tareas y responsabilidades a cargo, entre otras cuestiones, influyen.

Rocío, que trabaja en una multinacional de telecomunicaciones, dice que se adaptó bastante bien al encierro ya que le permite estar más tiempo con sus hijos, de uno y tres años. Sigue haciendo su horario habitual, de 9 a 17, pero instalada en la mesa del comedor. Espalda con espalda, trabaja su marido. El ya trabajaba de esta manera así que están acostumbrados. De todas formas, y aunque comparten tareas con la pareja, la jornada no se termina nunca. “Tenía una persona que venía día por medio y ahora no. Entonces hoy desde las doce de la noche a las tres de la mañana estuve limpiando”, cuenta. También relata la forma que encontró para organizarse. “En el medio del trabajo te vas tomando recreítos para hacer las cosas. Te tomás el horario del almuerzo. Ellos quieren upa. De vez en cuando pegan un grito o se ve un corpiño de fondo en una videoconferencia. Pero en este contexto está justificado”. Rocío no tiene tiempo de aburrirse, ni de angustiarse demasiado, pero está exhausta. Cuando se desconecta hace la cena y lo que almorzarán al día siguiente, después pone el lavarropas, juega y hace la tarea con los chicos (¡sí, le dieron tarea!). Entre los tips que viene cumpliendo para llevarla lo mejor posible cuenta además: no quedarse en piyama y respetar los horarios que tenían los chicos para que no se descompaginen con la comida y el sueño.

Marta Cerutti tiene 67 años y sigue trabajando porque es personal de salud y coordina un programa de atención primaria de la salud en Vicente López. Trata de tener reuniones vía Zoom y salir a la calle lo menos posible. “En casa dividimos las tareas, ya está arreglado el jardín, acomodados los placares, el quincho, el garaje, el perro bañado, la ropa planchada, leemos, miramos Netflix, jugamos Burako, generala, y sobre todo comemos, no me quejo. Soy de las personas afortunadas a las que en este momento no les falta lo indispensable. Pienso en quienes viven al día. Por suerte el gGobierno se acuerda de ellxs”

Monique Alstchul, directora de la ong Mujeres en Igualdad (MEI), tiene 81 años. Está en cuarentena absoluta pero muy comunicada a través de la tecnología. “Estoy casi terminando el trabajo atrasado. Sigo las aulas digitales sobre Estereotipos de Género en las Ciencias y la Tecnología que ofrecemos desde MEI para profesoras de todo el país: por fin tengo tiempo de hacerlo y me encanta. Estoy terminando una publicación sobre los treinta años de Mujeres en Igualdad. Y espero poder hacer uno de nuestros desayunos online muy prontito. No me alcanzan los días. Ah: mis nietas me enseñan por WhatsApp a usar el microondas que nunca me copó pero que resulta útil en estos días”.

El rol social del cuidado

Delfina Schenone Sienra, socióloga, integrante del área política de ELA (equipo latinoamericano de justicia y género) analiza en esta entrevista la necesidad de que los cuidados sean vistos no como una carga individual sino social. “Es momento de entender que sin cuidados no hay economía, no hay trabajos ni hay bienestar porque sencillamente no habría sociedad ni reproducción social de los seres humanos”, dice.

–El cuidado es tema de agenda del feminismo de los últimos años. ¿Qué es lo que cambia con la irrupción del coronavirus?

–Puso como nunca a los cuidados en el centro del debate público, al punto de que excede la discusión que venimos llevando dentro del feminismo. Lo que esta crisis vino a evidenciar es que los trabajos de cuidado son imprescindibles para nuestra reproducción y bienestar social. Nos está enfrentando con nuestra interdependencia, con nuestras vulnerabilidades y haciendo ver que necesitamos sistemas más justos donde el peso de estos trabajos no recaiga mayormente en los hombros de las mujeres. Así como se está hablando de que hay que revisar el rol del Estado en relación a la economía o ponderar la producción sobre lo financiero, no podemos dejar de revisar nuestra organización social del cuidado si queremos una sociedad más justa en términos socioeconómicos y de género. Y esto implica revisar y redistribuir el cuidado entre los distintos actores sociales: el Estado, las empresas, los sindicatos, las organizaciones comunitarias y las familias, y poner en el centro la sostenibilidad de la vida.

–¿Cómo impacta el contexto de aislamiento social en la vida familiar, donde todavía la mayor parte de las tareas están a cargo de las mujeres?

–En términos generales, lo que se ve es una intensificación de los cuidados. Pero es importante salirnos de la burbuja de la clase media, y entender que no todas las mujeres vivimos esta crisis de la misma manera. Para muchas, esta cuarentena significa una tensión enorme para intentar conciliar los múltiples trabajos de cuidados con su trabajo remunerado, mientras lidian además con la incertidumbre, angustias y ansiedades propias y ajenas. Hay empleos que siguen exigiendo un ritmo de trabajo como si nada pasara. A su vez, para muchas otras, este aislamiento social significa mayor precariedad de la vida, pérdida parcial o total de ingresos, dificultad para cumplir con la cuarentena por las condiciones de vivienda y para cumplir con las normas de higiene cuando no se tiene acceso al agua potable en el hogar. Y esto genera angustia, miedo y preocupación. Para muchas el problema no es ver cómo conciliar los cuidados con el trabajo remunerado sin perder la cordura, sino ver cómo van a hacer para comer, para pagar las cuentas si no hay trabajo o las ayudas sociales no alcanzan mientras cuidan de niñas, niños, personas mayores. Y esto sumado a la preocupación de saber que hay una pandemia pero que no tienen todas las herramientas para cuidarse.

–¿Puede ser esta una oportunidad para valorizar el trabajo invisible históricamente a cargo de las mujeres?

–Sí, pero esto no va suceder solo. No podemos pensar que por el simple hecho de que ahora hay mayor conciencia sobre lo que implican los cuidados y la importancia que tienen, las cosas van a cambiar. Necesitamos el compromiso del Estado, pero también de las empresas y los sindicatos, no dar por sentado que el cuidado simplemente sucede y dejar que cada familia, y en especial las mujeres, lo resuelvan de la manera que puedan. Eso solo profundiza las desigualdades sociales. Así como las feministas reclamamos que los varones deben involucrarse más en las tareas de cuidado y como sociedad debemos dejar de pensar que son tareas femeninas, también necesitamos de nuevas leyes y políticas públicas que habiliten y den forma a otra distribución del cuidado. Cuando la pandemia lo permita, va a ser imprescindible avanzar con el mapeo federal de los cuidados que ya se anunció, y considerar la conformación de un sistema nacional como un asunto prioritario. Si queremos una sociedad más justa en términos socioeconómicos y de género, se vuelve central revisar y reconfigurar quiénes cuidan y cómo lo hacen.

Bitnami