trabajar en casa

El otro día hice un descubrimiento que me dejó bastante perplejo, y es que vi que la palabra clave “trabajar desde casa” tiene, solo en España, unas 15.000 búsquedas mensuales (varía según la herramienta que uses).

Y eso son unas cuantas personas, ¿no?

Al final esto es solo un detalle que avala lo que llevo pensando desde hace tiempo y te conté en el post sobre las profesiones del futuro: el contexto laboral está cambiando de forma muy rápida.

La gente ya se ha cansado del sistema arcaico que existe en estos momentos y está buscando nuevas opciones. Se necesita más libertad para conciliar mejor la vida profesional y familiar y tener tiempo para todas esas actividades que de verdad nos hacen felices.

¿Disfrutar solo 30 días al año?

Venga ya.

Por eso, si en estos momentos tú eres una de esas personas que se está planteando el trabajar desde casa, trabajar desde Internet o, simplemente, está buscando alternativas; este es tu post. En él te he recopilado todas las opciones que tienes y te he dejado varios ejemplos de empleos que se pueden hacer desde casa.

Mi intención es ofrecerte respuestas para que veas que si de verdad quieres romper con tu situación actual… puedes hacerlo (y si me dejas y llegas al final del post, yo te ayudaré a conseguirlo). 😉

Manos a la obra.

Cuál es tu situación: ¿por qué puedes querer trabajar desde casa?

Lo que te pueda estar llevando a plantearte el trabajar desde casa, afecta de forma directa a la estrategia que debas usar para conseguirlo. Te digo algunos de los motivos más comunes:

  • Quieres unos horarios distintos: te has cansado de que te organicen la vida y ahora quieres ser tú el que lleve el timón. Te interesa el trabajo desde casa porque quieres poder trabajar cuando quieras.
  • Libertad de movimiento: a la libertad de horario, quieres poder añadirle el trabajar desde cualquier lado gracias a Internet. Vamos, que cuando hablamos de “trabajo desde casa”, a lo que realmente te refieres es a “trabajar desde casa por Internet”. Teniendo wifi, tu oficina es el mundo.
  • Te has quedado sin trabajo o no encuentras trabajo: necesitas generar ingresos de forma rápida y ves el teletrabajo como una opción para ganar dinero en estos momentos. Lo ves como un extra, porque en realidad lo que quieres es encontrar un trabajo por cuenta ajena normal.
  • Mejor conciliación familiar: tienes un hijo/s y no quieres resignarte a perderte su infancia. El hecho de poder trabajar desde tu casa es lo que te interesa.
  • Te has jubilado: tiene un montón de horas libres y te gustaría entretenerte además de sacar un extra.
  • Te quieres reinventar profesionalmente: sabes que Internet es el presente y el futuro y tu intención es volcar tus esfuerzos en crear un negocio online.

Podría poner más perfiles, pero creo que se entiende a la perfección a qué me refiero. Bien, todo esto realmente se podría resumir en 2 circunstancias:

  • Quieres desarrollarte profesionalmente trabajando online (los nómadas digitales).
  • Quieres sacarte un extra de dinero gracias a Internet.

Como los objetivos de cada opción son completamente distintos, voy a dividir el post en dos bloques.

A continuación tienes un esquema con todo lo que voy a explicar en el artículo, revísalo primero y vete directamente a la parte que quieras.

Importante: eso sí, si eres una de las personas que está buscando ganar un extra por Internet, sí te recomiendo que eches un vistazo a la otra parte del post. Lo más seguro es que no seas consciente de todas las oportunidades que tienes para trabajar por Internet. Leelo, a lo mejor te sorprendes.

Los nómadas digitales: trabajar en casa o desde cualquier parte del mundo

Cuando escribí el post sobre las profesiones del futuro, mi objetivo era mostrarte datos y estadísticas sobre el cambio que se está produciendo en el mercado laboral.

La realidad es que Internet ha abierto una nueva etapa donde las relaciones entre los trabajadores y las empresas están cambiando completamente. Ya no es necesario estar un sitio físico una determinada cantidad de horas.

Lo que ahora se demanda es gente independiente y eficaz que sea capaz de ofrecer resultados. Cómo te organices, solo depende de ti.

A esta nueva figura de profesional que trabaja a través de Internet es a lo que denominamos nómada digital. Aunque cuando se usa este término se suele pensar en una persona que vive traviajando, la realidad es que el concepto se ha agrandado. Como te expliqué en este episodio del podcast, ahora un nómada digital es…

Una persona que utiliza Internet para desempeñar su ocupación y/o para vender sus conocimientos ya sea un trabajador por cuenta ajena, freelancer o emprendedor.

Como ves en esa definición, dentro de este término existen 3 perfiles. Tú te puedes sentir vinculado solo con uno o combinar características de los 3.

Los 3 tipos de nómadas digitales

Otro de los grandes mitos que existen detrás de los nómadas digitales es que todos emprenden y tienen un negocio online. Pero la verdad es que no tiene porque ser así. Hay más opciones.

Tipo 1: trabajadores por cuenta ajena en remoto

Este tipo de nómadas digitales suelen trabajar para una empresa o terceros; pero como te decía antes, la empresa no te obliga a que estés “presencialmente” en la oficina. Trabajáis en remoto, por lo que tienes libertad para moverte como quieras.

Poco a poco ya se está instaurando la política de trabajar por resultados y objetivos. Un sistema mucho más acorde con la realidad actual y más motivador y productivo.

La única diferencia es que ahora no importa tu localización. Solo sabes que tienes que cumplir tus tareas en tiempo y forma.

Tipo 2: freelancers

El freelancer es lo que en España hemos denominado tradicionalmente autónomo, aunque en este caso, suele estar más enfocado a las personas que ejercen profesiones liberales. Hay muchos tipos de trabajos que seguro que ya conoces que se pueden ejercer bajo esta figura:

  • Desarrolladores web.
  • Consultores de marketing.
  • Traductores.
  • Redactores y/o copywriter.
  • Músicos.
  • Coach.
  • Fotógrafos.
  • Profesores.
  • Etc.

En este caso, los freelancer se suelen enfocar a vender servicios (vender su tiempo), pero también tienen la opción de vender infoproductos (productos especiales donde vendes tus conocimientos en forma de curso online o ebook).

Luego lo veremos más en profundidad, aunque lo importante ahora es que tengas en cuenta que cualquier conocimiento o habilidad útil que poseas (no solo lo que aprendes en una carrera), puede abrirte las puertas a trabajar como freelance.

Tipo 3: empresarios y emprendedores

Este perfil va un paso más allá y en vez de centrarse tanto en los servicios, basa más su negocio en la creación de los infoproductos que te acabo de mencionar.

Al ser productos digitales, no aumentan los costes por producir más o distribuir más unidades. Por eso se dice que son ingresos “pasivos” y que te permiten escalar tu negocio (no necesitas invertir más horas para generar más ingresos. Creada la primera unidad, ya está todo).

Ahora que ya tienes las opciones encima de la mesa, veamos un poco más de cada una.

El nómada digital por cuenta ajena: trabajar desde casa para empresas

Hay muchas personas a las que no les interesa emprender y montar un negocio online. Al final, cada uno tiene que escoger el camino que le vaya a hacer más feliz. Por eso, si tú quieres seguir trabajando para una empresa pero te interesa hacerlo desde casa, lo que se denomina trabajo en remoto, puedes hacerlo sin problema.

Aquí se pueden dar 2 situaciones:

  • Tu trabajo te gusta y quieres que tu empresa te permita trabajar en remoto.
  • No tienes trabajo o ya has intentado negociar con tu empresa y lo ha rechazado.

Empecemos por la primera.

1. Cómo conseguir que tu empresa acepte un trabajo por cuenta ajena

Por muy tradicional que pienses que es tu empresa, no pierdes nada por intentar negociar. La clave, como siempre, está en que les muestres de forma muy clara lo que van a ganar si trabajas desde casa para ellos. Los beneficios siempre por delante.

Paso 0: consejos previos

Trabajar desde casa está muy bien, pero también te tendrás que enfrentar a una serie de retos:

  • Distracciones.
  • Falta de rutina.
  • Falta de horarios.
  • Etc.

Tienes que esforzarte en maximizar tu productividad y en generar el mayor trabajo posible con el menor esfuerzo. Recuerda que ya no trabajas por tiempo, sino por eficiencia.

¿Cómo ahorrar tiempo en tu gestión del trabajo desde casa?

  • Elimina todas las reuniones que veas improductivas: resuelve la mayoría de tus discusiones por email o teléfono (así no notarán tanto tu falta física).
  • Sé previsor: si necesitas llamar mil veces a tu oficina para hacer preguntas sentirán que el trabajo en remoto es un incordio.

Cuanto más autónomo seas y menos supervisión necesites, mucho mejor.

Paso 1: enfatiza lo que vales

Que trabajes por cuenta ajena, no significa que no puedas reforzar tu marca personal creando un blog y estableciendo una red de contactos con personas de tu sector.

Todo ese trabajo no pasará desapercibido para tu empresa, que verán que eres una persona con recursos interesantes y que aportas un extra frente a los demás. Eso te hará ganar puntos y tener más opciones en una futura negociación.

Paso 2: primera prueba intencionada

Una forma estupenda de que vean que no ocurre nada porque trabajes desde casa es hacer una prueba real. Puedes sugerirles que probéis una semana para que vean que eres más productivo fuera de la oficina y que no necesitas una supervisión constante.

Si el ordenador que usas en tu trabajo es de sobremesa, no tendrás que volverte loco traspasando todos los archivos. Instala un software de acceso remoto (por ejemplo, TeamViewer) y tendrás total acceso desde el sofá de tu casa.

Con los días irán surgiendo nuevas necesidades que podréis ir solventando sobre la marcha. Por ejemplo:

  • Cómo hacer una reunión rápida: con Appear tan solo tienes que hacer un clic en tu navegador.
  • Si trabajas en equipo con otras personas y necesitas tener acceso a ellos constante: con Slack podrás tener un chat donde solventar todas esas dudas pequeñas que aparecen a lo largo del día.
  • Archivos: con Google Drive podéis trabajar en línea con cualquier archivo y modificarlo sobre la marcha (se actualizará de forma automática).

Sean cuales sean vuestra necesidades, siempre habrá soluciones.

Paso 3: demuestra el beneficio para tu empresa

Haz una lista de las cosas que hiciste en casa y que otros días no hiciste en la oficina. De esta forma, con un vistazo podrán ver la cantidad de trabajo que puedes gestionar aunque trabajes desde casa.

Sé listo, ten inteligencia emocional y ponte en la piel de tu jefe. Prevé todas las preguntas que pueda hacerte y dale respuestas con anterioridad. Estate preparado.

Paso 4: periodo de prueba real

Después de justificar lo bien que te ha ido y los múltiples beneficios para ambas partes, da un paso más. Ahora es el momento de sugerir ir más allá y alargar ese periodo de prueba inicial que hiciste.

Como es posible que todavía les dé miedo esa posibilidad, una opción es ofrecer que trabajes 4 días desde casa y uno en la oficina (esto es solo una idea, negocia lo que sea mejor para todos).

Poco a poco verán que todos esos recelos eran injustificados y que podéis trabajar de forma remota sin que la oficina se vaya a pique.

Paso 5: aumentar el tiempo de trabajo a distancia

En este nuevo periodo de prueba surgirán problemas, no todo va a ser color de rosa. Por eso ahí tienes que estar ágil para encontrar soluciones.

Cada empresa es un mundo, pero como te dije antes, hay miles de herramientas para que os organicéis y la comunicación sea más fluida. Por ejemplo, en Inteligencia Viajera combinamos 4 herramientas:

  • Whatsapp: principalmente para que el equipo se pueda poner en contacto conmigo o si hay alguna urgencia.
  • Slack: para que se comuniquen entre ellos en el día a día.
  • KanbanFlow: esta herramienta es la que usamos para gestionar las tareas que hace cada uno y poder dejarnos mensajes en relación a ellas.
  • Google Drive: aquí tenemos el calendario comercial, el editorial y de redes sociales. Es la forma de que todos estemos al tanto de lo que va a suceder.

Examina cuáles son vuestras necesidades reales y busca soluciones. Te aseguro que con voluntad y con flexibilidad, antes o después, todo cuadrará.

B. Buscar empresas que permitan trabajar en casa

Si tu empresa finalmente no acepta, no pasa nada. Negocia con ellos una salida y deja tu trabajo de la forma más beneficiosa posible.

¿Qué hacer ahora?

  • Investigar la situación de tu sector.
  • Prepararte para cuando encuentres una oferta de trabajo que te interese.

Una de las grandes ventajas de Internet es que la información es mucho más accesible que antes.

Investiga los perfiles profesionales que más se están demandado para ver si necesitas algún tipo de formación extra para hacer tu perfil más atractivo. Si llevabas mucho tiempo en tu anterior empresa, quizás te hayas quedado desfasado. Y si acabas de salir de la facultad, examina cuáles son esas habilidades extra que suelen demandar:

  • Inglés.
  • Trabajar en equipo.
  • Capacidad de tomar decisiones.
  • Excel.
  • Conocimientos de ventas.
  • Etc.

Aunque una oferta de trabajo interesante puede aparecer en cualquier momento, lo que queremos es que la empresa te encuentre a ti y no al revés.

Tienes que llamar su atención potenciando tu marca personal.

Para esto hay 3 puntos importantísimos:

  • Abrir un blog para que con tus contenidos demuestres lo que sabes.
  • Un perfil en LinkedIn cuidado.
  • Una buena estrategia de networking (necesitas expandir tu círculo de contactos).

No solo necesitas que tu nombre se empiece a conocer, sino que se te posicione como un referente.

Esto no se consigue de la noche a la mañana, pero como te decía antes, esto te ayudará a demostrar lo que vales. Y eso a la hora de ir a una entrevista de trabajo cambia.

Dejarás de ser un sujeto pasivo que solicita trabajo para convertirte en un perfil atractivo. Escucharán tus requisitos de una manera completamente distinta.

Las profesiones del futuro: ejemplos de trabajar online desde casa como freelance

Un freelance es lo que en España se conoce como un profesional autónomo.

En este caso, a diferencia del nómada digital por cuenta ajena, lo normal es que el freelance tenga varios clientes. Con algunos solo establecerán relaciones puntuales mientras que otros sí que podrán ser clientes regulares (que no únicos).

Es posible que ahora tengas alguna de estas frases en la cabeza:

  • “¿Servicios? ¿Y eso qué es?”.
  • “Yo no he estudiado, qué servicios voy a dar yo”.
  • “No me gusta la carrera que he hecho y no quiero trabajar de ello. ¿No hay más opciones?”.

Empecemos por el principio.

Un servicio es realizar un trabajo para otra persona. Y ese “trabajo” puede ser cualquier cosa, lo importante es que sea de utilidad. Porque a mayor utilidad, mayor valor percibe el cliente y más demanda existirá.

Las otras 2 opciones reflejan la misma inquietud: el miedo a no saber o el síndrome del impostor.

Pero déjame decirte una cosa muy claro:

Que no hayas estudiado no significa que no sepas hacer nada. Hay una brutal diferencia.

No todos los conocimientos o habilidades se aprenden en la universidad (ni de coña). De hecho, en muchas de las profesiones que te voy a nombrar ahora, conozco a personas que las ejercen sin tener el título.

En España sigue existiendo un gran fervor por la titulitis, pero con la nueva realidad laboral esto irá desapareciendo. Si no sabes hacer algo, simplemente lo irás aprendiendo sobre la marcha. Lo que importa es la actitud.

Aunque ahora esto te genere inseguridad, relájate y déjame mostrarte varios ejemplos de freelance que trabajan desde casa.

1. Trabajar desde casa como traductor profesional o profesor de idiomas

Si dominas un idioma, sin duda, tienes futuro por Internet.

Tu trabajo puede consistir en traducir un libro completo o transcribir los textos o los contenidos de una página web a otro idioma. Hay muchas posibilidades. Aunque no lo creas, si sabes español y otro idioma, ya eres un buen candidato.

También es cierto que cuantas menos personas hablen el idioma que dominas, mejor pagado estará tu trabajo. Aún así, es bueno que empieces por trabajos pequeños para ganar práctica y obtener mejores resultados.

Para encontrar trabajo estas son algunas opciones:

  • Contacta a editoriales: manda un correo directamente a agencias traductoras profesionales para que te envíen trabajos de forma regular.
  • Regístrate en páginas web: hay centenas de plataformas online que ofrecen ofertas de empleo remoto de forma diaria.
  • Publica en tus redes sociales: cuéntale al mundo que estás comenzando esta nueva profesión remota.

Otra opción que te permiten los idiomas es ser profesor a través de Internet.

Un ejemplo de esto lo tenemos con David Palencia (escribió en iV un guest post acerca de cómo aprender inglés online) que vende en su blog un curso para aprender inglés.

Otra variante es Beatriz Mora que además de tener su propia academia de español, tiene otro proyecto en el que enseña a otras personas a convertirse en profesores online de este idioma. Si quieres conocer su historia, aquí puedes ver la entrevista que le hice.

2. Consultor online

Esta profesión está en auge en el mundo digital del futuro.

Gracias a Internet, solo necesitas un blog, una cuenta de Skype (u otra herramienta parecida) y un horario en el que poder atender a tus clientes. El sistema de funcionamiento es el mismo:

  • Trabajas tu marca personal: a través de tu página web, redes sociales, contenidos, etc; para a posicionarte como un referente en tu sector.
  • Tener una página de venta de tus servicios: a través de la cuál recibirás las solicitudes de tus clientes (en esta página es muy importante que trabajes tu copywriting y la tasa de conversión).
  • Marcas una cita en Skype: será tu nueva sala de consulta. Si sabes inglés, con Internet podrás atender a casi cualquier persona del mundo.

Veamos ejemplos de personas que trabajan como consultores o coach:

  • Álvaro López: mi amigo Álvaro es un gran ejemplo de cómo te puedes reinventar. Antes, Álvaro era ingeniero y ahora es una de las figuras más importantes dentro del coaching de desarrollo personal del mundo hispano hablante. Aquí tienes la entrevista que le hice.
  • Ana Bizarro: una mujer con un par de tacones que vendió su empresa (por más de un millón de euros) para reinventarse y dedicarse a ayudar a los demás. En este artículo te cuenta su historia.
  • Hana Kanjaa: malabarista del cambio y domadora del miedo, además de ser una gran coach, en la entrevista verás que su historia es sencillamente increíble.

No te dejes vencer por el síndrome del impostor y no pienses que no serás capaz o que no eres lo suficientemente bueno, con la formación adecuada puedes llegar a donde te propongas.

3. Entrenador personal

Si te apasiona el deporte, la alimentación equilibrada o la nutrición, puedes ayudar a los demás en todas estas materias. En estos momentos, es una de las temáticas que más auge está teniendo.

Puedes ofrecer un servicio de consultoría personalizada en el que lleves el seguimiento de tus clientes o crear cursos o ebooks donde expliques a la persona lo que tiene que hacer.

Si te interesa este modelo de negocio, Marcos Vázquez es autor de dos de los mejores blogs sobre salud y emprendimiento en habla hispana. Aquí puedes ver la entrevista que le hice.

4. Copywriter y/o redactor de contenidos

Dos de las profesiones que más demanda tienen en estos momentos es el redactor de contenidos y el copywriter. Cuidado no los confundas.

  • Redactor de contenidos: la persona escribe contenidos para blogs o páginas web.
  • Copywriter: escribe para vender o conseguir generar una acción determinada en el lector. Por ejemplo, son las personas que se encargan de redactar una página de ventas, un “sobre mí” o una página de inicio.

¿Por qué hay tanta demanda?

Piénsalo. Cada día se generan en Internet miles de millones de contenidos por escrito. Y cuando el boom del marketing digital explote en los países hispano hablantes… la demanda todavía será mayor.

Te doy ejemplos:

  • Maïder Tomasena: una de las mayores referentes del copywriting en español. Es muy curiosa la historia de Maïder. Te va a gustar oír como la escritura la escoge a ella y no al revés. Aquí tienes la entrevista.
  • Anina Anyway: un caso muy bueno de cómo un blog te hace visible. Anina empezó a escribir artículos y la gente le empezó a solicitar sus servicios porque les gustaba cómo escribía. Pincha aquí para escucharla.

Trabajar desde casa escribiendo (o corrigiendo, esa es otra alternativa), es otra de las grandes opciones para poder reinventarte profesionalmente.

5. Diseñador Web y/o soporte técnico

Pasa un poco lo mismo que con los redactores de contenidos y los copywriter, a medida que crece Internet, más diseñadores web y perfiles técnicos se necesitan.

Más ejemplos de personas que se han convertido en nómadas digitales trabajando como diseñadores web:

  • Óscar Hernández: el actual diseñador de Inteligencia Viajera y un auténtico crack. Trabaja desde casa vendiendo sus servicios y sus cursos. En este post te explica cómo mejorar la tasa de conversión de tu blog.
  • Sergio Sala: él también estudió Arquitectura, pero se reinventó como diseñador y ahora también ayuda a otros nómadas digitales. Descubre aquí su historia.

Otra variante es la que ofrece Javier Gobea, que además de crear tu blog, también tiene un servicio de soporte técnico para que te olvides de cualquier problema que pueda surgir con tu webAquí tienes un megatutorial sobre WordPress que escribió Javier (si estás creando tu blog ahora te ayudará un montón).

6. Profesora de yoga y danza

Algo tan hermoso como la danza y tan sano como la práctica del yoga, también puede ser una de las mejores formas para trabajar desde casa. Cada día hay más personas que conectan con esta filosofía de vida y quieren practicarla. Por lo general, puedes hacerlo de dos formas:

  • Formación presencial: en tu casa o en un local público.
  • Formación online: muchas personas han creado su fuente de ingresos a partir de un canal de YouTube o vendiendo sus cursos online.

Ahora te traigo el ejemplo de Clara Tashasana, una viajera que financia su viaje gracias a las clases que da en el camino. Hoy lo hace desde cualquier lugar del mundo, pero lo podría hacer también desde su casa.  Conócela en esta entrevista.

7. Enseñar trading online

Si eres un experto en delta neutral, income trading o trading de generación de ingresos, tienes dos opciones:

  • Trabajar en una gran empresa en una ciudad (recuerda que puedes hacerlo en remoto).
  • Trabajar desde casa por Internet o viajando por el mundo mientras ofreces consultoría remota.

Esta profesión es muy específica y una de las mejores pagadas. Al no haber muchas personas que sepan sobre ello, se valora mucho la excepcionalidad del servicio.

Aquí tienes la entrevista que le hice a Jesús Porro en la que te cuenta cómo gracias a su blog de trading; ahora trabaja desde casa, invierte en sus acciones y puede pasar tiempo con su familia (o estar dónde quiere cuando quiere).

8. Consultor de viajes u organizador de viajes de grupo

Si conoces muy bien un lugar, puedes crear un blog especializado sobre ese país (o ciudad). Solo necesitas crear la plataforma web y comenzar a crear contenidos interesantes.

Sabes mucho más que las personas que van a ir allí por primera vez. ¿Por qué no vender esa información?

Veamos más ejemplos con distintas opciones y formas.

  • Joseba Zárraga: desde su blog planifica viajes en grupo de todos los tipos (culturales, temáticos y de aventura). En este caso, su profesión le permite seguir viajando. En este artículo te lo explica todo.
  • Víctor Diego: Víctor está especializado en EEUU y ofrece un servicio específico en el que te organiza cualquier tipo de ruta por este país. Solo con que veas su artículo, te darás cuentas de que sus conocimientos sobre este país son increíbles.

Si tu ciudad o región despierta mucho interés, puedes crear un blog sobre ella. No siempre son viajeros los que pueden crear blogs de viajes.

9. Especialista en una rama del marketing digital

Si dominas algunas de las ramas del marketing digital, que sepas que podrías empezar a vender servicios desde ya. Cada día surgen nuevos negocios online, por lo que cada vez es más alta la demanda de estos servicios.

Te damos ejemplos:

  • Posicionamiento SEO: el SEO es una de las estrategias más complejas técnicamente y de las que más necesidad hay (ganarse a Google siempre es fundamental). Un gran profesional es Dean Romero, que aunque vendió servicios en su momento, ahora solo crea infoproductos. Aquí tienes el guest post específico que escribió sobre SEO para blogs de viajes.
  • Publicidad online: el poder de conversión de Facebook Ads ha hecho que aumente la demanda de especialistas en este sector. Uno de ellos es Ángel Candelaria que además de ser músico, pertenece al equipo de iV. Aquí tienes el post que escribió acerca de ello.
  • Embudos automáticos: otro ejemplo de cómo una buena especialización te hace crecer y revalorizarte en el mercado. Álex Novás es un referente de los funnels y otro de los miembros de mi equipo. Este es el pedazo de guest post que escribió.
  • Marketer en sentido global: en este caso, Sebastian Pendino creó un negocio de consultoría donde asesora a freelancer desde un punto de vista más estratégico. Esta es su historia.

Tanto estas especialidades como cualquiera de las otras ramas que existen dentro del marketing digital, son profesiones que están en pleno auge en estos momentos.

10. Fotógrafo y/o venta de fotografías por Internet

Si como a mí te gusta la fotografía, tienes ante ti una profesión que te permite vender servicios o vender tus fotografías a bancos de microstock.

En el primer caso, lo ideal es que te especialices en un campo. De nuevo, te dejo varios ejemplos.

  • Fotografía de paisajes: tuve el lujo de entrevistar a uno de los mejores fotógrafos para mí de paisajes. Me refiero a Víctor Gómez, más conocido como Machbel.  Aquí puedes escuchar la entrevista.
  • Fotografía de viajes: también entrevisté a Ainara García. Ella ha viajado por el mundo durante un tiempo y, ahora sigue utilizando la fotografía de su tierra para expresarse. Este es su blog.
  • Fotografía de naturaleza y retratos: detrás de Arturo está la historia de una persona que rompe con todo y pasa a convertirse en un referente de la fotografía, no te pierdas la entrevista.

Si prefieres ir más por libre y no dar servicios (ya te dije antes que los freelancer también tienen esta opción), puedes vender fotografías a bancos de microstock. Para esto tienes la megaguía que nos escribió Carles en la que te explica cómo empezar a vender fotos por Internet.

La gran ventaja de este sistema es que en cuanto los bancos te acepten la foto (y de esto ya se encarga Carles en el post), estarás generando ingresos pasivos de forma automática. 

Aquí es cierto que tendrás que salir de casa, pero no te hace falta viajar. No me digas que en tu ciudad no hay fotos bonitas que puedas hacer.

¿Cuál es la clave para empezar a trabajar desde casa como nómada digital freelance?

Localizar tu talento, pasión o propósito.

En estos 10 ejemplos has visto cómo algunas personas rentabilizan determinados conocimientos:

  • Escribir.
  • Hacer fotografías.
  • Diseñar.
  • Conocer un país.

El primer paso para que te puedas reinventar profesionalmente trabajando desde casa como freelance es esto. Necesitas encontrar esa temática con lo que poder ayudar a los demás pero que al mismo tiempo te llene y te haga feliz.

Te dejo este guest post que escribió Álvaro López de Autorrealizarte en el que te explica cómo encontrar ese talento que llevas dentro.

Y olvídate de esos miedos por no tener una carrera o no trabajar de lo que estudiaste, lo que tus clientes quieren son resultados, lo demás sobra. Si una profesión te gusta solo tienes que formarte y lanzarte.

No hay más.

El nómada digital emprendedor: los negocios online

Este tercer perfil corresponde con las personas que montan un negocio online. En este caso, me voy a enfocar en 2 modelos, pero hay muchos más.

  1. Los blogs.
  2. Las tiendas online.

Vamos a ello.

1. Montar un negocio online alrededor de un blog

Antes de entrar a describir en que se basa este modelo de negocio, hay que aclarar un punto. En muchos artículos de Internet verás que hablan de los “bloggers” como profesión. Y esto para mí es inexacto.

Un blog realmente es una herramienta que te ayuda a ganar visibilidad y a reforzar tu marca personal. Se trata de una pieza del negocio, no es el negocio en sí mismo. Te recomiendo que leas este post de Franck Scipion donde habla esto, está muy bien.

Vale, vamos ahora al meollo del asunto.

Al igual que antes, el primer paso es que decidas cuál es tu talento o propósito. Cuál es esa habilidad o conocimientos con los que puedes ayudar a otras personas.

Por ejemplo, yo desde Inteligencia Viajera ayudo a todas las personas que quieren convertirse en nómadas digitales. Y para conseguirlo, creo contenidos gratuitos y programas de formación de pago (como la Escuela Nómada Digital que abrirá pronto sus puertas).

Al final, un negocio, sea online o no, siempre se basa es cubrir una necesidad, en ayudar a otra persona.

Un blog, al igual que un canal de YouTube o un programa de podcast, lo que te permite es atraer a todas esas personas a las que tú puedes ayudar.

Tus contenidos gratuitos sirven para ganar tráfico y que tengan una primera toma de contacto contigo. Luego pasan a convertirse en suscriptores al descargarse tu lead magnet (un regalo que les das por suscribirse, por ejemplo este es el mío). Y al convertirse en suscriptor, tienes su email, lo que te permite mandarle más contenidos y conseguir que te conozca más. Desarrollas una relación y te ganas su confianza.

Y esa confianza será la que al final le llevé a comprarte un infoproducto que hayas creado u otro producto que recomiendes (por ejemplo, de un afiliado).

Esto es todo el proceso explicado de forma muy breve, pero en este post de Omar de la Fuente tienes todo esto desarrollado punto por punto.

Cuestión importante.

A la hora de crear un negocio online basado en un blog es muy importante que escales tus ingresos (generar dinero sin tener que vender tu tiempo). Es lo que te decía antes que se suele llamar “ingresos pasivos” (en esta entrevista con Agustín Grau hablamos más sobre este tema).

¿Cómo?

Te explico varios métodos.

  • Publicidad: es la que menos me gusta, porque tus ingresos dependen de la cantidad de tráfico que seas capaz de generar. Si no controlas de SEO, será muy difícil generar unos ingresos decentes.
  • Infoproductos: productos digitales donde “paquetizas” tus conocimientos. Su gran ventaja es que una vez creado uno, creados todos. Y al ser productos digitales, los costes de envío o distribución son muy reducidos. Echa un ojo a este post de Elsa López si quieres saber más acerca de estos productos.
  • Marketing de afiliados:  la afiliación consiste en recibir una comisión por recomendar un producto o servicio y conseguir una venta. Así fue como conseguí yo mis primeros euros con el blog. La clave está en ganarte la confianza y credibilidad de tu comunidad. Aquí tienes una megaguía que escribí sobre la afiliación y cómo escribir reseñas (artículos especiales donde describes un producto con el objetivo de venderlo).

La venta de servicios es la forma más rápida de generar ingresos, pero también la menos escalable. Por mucho que nos duela, los días solo tienen 24 horas, por eso es tan importante que generes ingresos pasivos.

Ahora solo te he explicado 3 formas de monetizar un blog, pero la realidad es que hay muchísimas más. Aquí te dejo uno de los posts más leídos de Inteligencia Viajera, la megaguía que escribí sobre cómo ganar dinero con un blog.

 

2. Montar una tienda online

Otro negocio que te permitirá trabajar desde casa por Internet es montar una tienda online. Aquí también hay varias opciones muy interesantes.

  • Venta de productos físicos: puedes trabajar desde casa haciendo manualidades o artesanía y luego venderlas.
  • Venta de productos digitales: no los confundas con los infoproductos. Aquí me refiero a plantillas, plugins, música, etc. Cualquier archivo que sea descargable. Recuerda que con un infoproducto lo que vendes es tu conocimiento.
  • Dropshipping: una tienda online en la que vendes productos físicos del catálogo de un proveedor. La ventaja es que el proveedor se encarga del almacenaje y los envíos, mientras que tú “solo” te ocupas de la parte comercial. Otro gran beneficio es que no tendrás que hacer una hacer una inversión inicial para comprar stock (solo pagarás al proveedor por cada venta que logres). Aquí tienes un post donde se explica este sistema en profundidad.
  • Tienda de afiliación: a esto es a lo que se le suele denominar un micronicho. Se trata de una página web preparada para atraer mucho tráfico por medio del SEO y luego monetizarlo ofreciendo productos de afiliados (también suelen monetizar con Adsense, la publicidad de Google). En este caso, lo más habitual es usar el programa de afiliación de Amazon.

Un ejemplo perfecto de cómo puedes vender artesanía por Internet lo tienes con Irene García

En este post te explica cómo creó una tienda online para revender artesanía local o propia y financiar así su viaje. 

Cómo crear una tienda online basada en el dropshipping o la afiliación, lo tienes en este artículo de invitado de Fran Murillo de Trabajo Nómada.

La verdad es que tener una tienda online así es perfecto para trabajar desde casa o viajando. Sí, tendrás que esforzarte en ganar tráfico y vender, pero también te olvidas de la gestión del stock y los envíos.

Opciones de teletrabajo: distintos empleos desde casa para sacarte un extra

En Internet también puedes sacarte un extra trabajando desde casa. Desde luego, a medio plazo generarás muchos más ingresos si vendes servicios o infoproductos como explico antes, pero si por lo que sea no te interesa, estás son las opciones que tienes.

1. Trabajar desde casa como teleoperador

Aunque la amplia mayoría de empresas buscan a personas para que trabajen desde call centers, también las hay que te permiten hacerlo de casa. Básicamente, solo tienes que tener una buena conexión a Internet.

Para encontrar ofertas de este tipo, date de alta en los principales buscadores de empleo y crea una alerta para que te lleguen las ofertas al correo. Pon como palabras clave “teleoperador desde casa” o “teleoperador trabajar desde casa”.

Aquí tienes un listado de los principales buscadores.

  • Infojobs.
  • Neuvoo.
  • Trovit.
  • Indeed.
  • Jobatus.
  • JobTonic.
  • Twago.

Esto se trata de un trabajo por cuenta ajena normal en remoto, vamos que entrarías dentro del primer perfil de nómada digital.

2. Trabajar desde casa con manualidades

Recuerda que antes vimos la opción de que crees tus propias manualidades (bisutería, cosmética natural, camisetas, papelería, etc) y montes una tienda online para venderlas. Pero si no quieres complicarte con la tienda, hay plataformas como Etsy o Artesanio donde puedes subir tus productos. Ojo que no es gratis, lo normal es que te cobren tanto por anuncio que subas como por venta.

Otra de las opciones dentro de este apartado es trabajar desde casa montando cosas para empresas. Lo que te suelen mandar es montar pulseras, pendientes, bolígrafos o cosas así.

Aquí tienes que tener en cuenta 2 cuestiones:

  • Inversión inicial: te pedirán que hagas un ingreso al principio en concepto de materiales.
  • Cantidad: fíjate en cuántas unidades tendrás que hacer para cobrar. Aunque sea algo sencillo de hacer, si te exigen 300 unidades por pedido, estamos hablando de bastantes horas de trabajo.

Hay tres formas de localizar este ofertas tipo de trabajo:

  • Ofertas en plataformas de búsqueda de empleo (las que mencioné antes).
  • En foros.
  • Webs de anuncios (tipo Milanuncios, Vibbo o Tablóndeanuncios).

Ahora, si te soy sincero lo poco que he visto sobre este tema no me ha gustado mucho. Ten cuidado e intenta buscar referencias (reales) de la empresa, hay muchas estafas dentro de este mundo.

3. Trabajar desde casa haciendo encuestas

Otra forma que tienes para generar un extra desde Internet es responder encuestas. Aquí tienes que tener precaución con lo siguiente:

  • Ingresos mínimos: puedes tener que generar una cantidad mínima de dinero antes de que te dejen cobrarlo.
  • No solo pagan en dinero: en muchas te querrán pagar con vales regalo.
  • Puede tardar: al principio pueden llegarte pocas encuestas, es normal. Hasta que no entres en una rueda no te llegarán más.

Aquí tienes varias webs donde te puedes registrar:

  • GlobalTestMarket.
  • Toluna.
  • Centro de opinión.
  • Myiyo.
  • Compare Encuestas Online.

La realidad es que no se saca mucho dinero con esto, pero si tienes mucho tiempo libre y descartas el convertirte en un nómada digital… también es una opción.

¿De verdad quieres trabajar desde casa?

Si crees que dentro de ti hay un nómada digital, pero no tienes muy claro por qué perfil optar o cómo empezar en este mundo…

Puedes echar un vistazo dentro de la Escuela Nómada Digital y aprender a desarrollarte con freelancer o con un negocio propio.