Entrevistas de trabajo

Preparar tu apariencia cuando vayas a asistir a una entrevista de trabajo es importante. Pues la primera impresión que el empleador se lleve de ti será muy importante a la hora de calificarte para el puesto que estás postulando. No obstante las actitudes que tengas al momento de responder las preguntas, la serenidad con que actúes para llenar los datos o interactuar con el seleccionador es mucho más vital. 

Si quieres el puesto de trabajo para el que estás postulando debes tomar en cuenta algunas recomendaciones que te ayudarán dejar una buena impresión y favorecerán a tu calificación. 

Lo que no debes hacer

  • Llegar tarde: Si no llegas puntual a la primera cita donde recién conocerás a tu empleador, cómo esperas que este confíe en que serás un trabajador responsable. En el sistema laboral, la puntualidad es muy importante, pues vale dinero, por ello ciertas compañías incluso descuentan a sus empleados un rubro mensual, por motivo de atrasos. 
  • Presentarte mal vestido o sin arreglar: Una apariencia descuidada deja mucho que desear. Ya lo decía el dicho de nuestras abuelas: «Como te ven te tratan» y en el mundo laboral esto refleja pulcritud y dedicación. Pues una persona que cuida de sí misma deja un buen precedente. En empresas donde los trabajadores están en contacto directo con el cliente, incluso se les llama la atención por andar despeinados o en el caso de las mujeres, sin maquillaje, porque esto afecta a la imagen institucional. 
  • No haber preparado la entrevista laboral: Asistir a una entrevista es el momento ideal para revelar tus capacidades y dar conocer todo lo que puedes llegar a desarrollar en el puesto para el que estás postulando. Así que no puedes mostrarte nervioso o sin preparación. Haz una lista en casa en la que enumeres tus cualidades laborales, la forma en que trabajas y ensaya para que no te sorprenda cualquier pregunta de tu empleador. 
  • Ir acompañado: No es una buena idea definitivamente. El mundo laboral es muy competitivo y lo que más quieren los empleadores es gente independiente y con iniciativa, que pueda resolver problemas y ser proactivo. No alguien que se muestre inseguro o que dependa de sus papás todavía para desenvolverse. 
  • Provocar interrupciones: Siempre que acudas a una entrevista de trabajo asegúrate de tener apagado el  celular, ya que podría sonarte en mitad de la charla y provocar una situación incómoda. Mentalízate: en ese momento no hay nada más importante que la entrevista.
  • Mostrar los nervios, la ansiedad o el estrés: Más del 50% de nuestra comunicación es corporal, por eso debemos recordar que los gestos y los movimientos que hagamos con nuestro cuerpo revelarán nuestro estado de ánimo y humor al momento de hacer la entrevista.  Morderse las uñas, revolverse en la silla, dar golpecitos con el bolígrafo, no hablarían bien de tu estado de ánimo. 
  • Estar pendiente del tiempo: Mirar constantemente el reloj da imagen de ansiedad y de que se tienen cosas más importantes que hacer. Relájate y muéstrate confiado.
  • Mostrar desgano, desprecio o pesimismo: No importa que realmente no sea lo que esperabas o haya cosas con las que no estés de acuerdo, procura ser positivo y ver la cara buena de cada situación. Sonríe y procura crear empatía, no cualquiera tiene la oportunidad de ser llamado a una entrevista de trabajo. Si lo hicieron es porque vieron potencial en tu curriculum. 
  • Centrarse en el tema económico: La entrevista de trabajo no es el momento adecuado para negociar las remuneraciones ni los salarios. Centrarse demasiado en el aspecto monetario causa una mala imagen ante el entrevistador y puede ser contraproducente. Si es necesario, pregunta, pero sé discreto, no parezcas ansioso.
  • Ser descortés: La buena educación hará que brilles en cualquier parte. Agradece a la empresa y al entrevistador la oportunidad que te brindan, resalta los aspectos positivos y olvida los reproches.
  • Mentir: Es habitual hacerse la pregunta… ¿qué pasa si miento en una entrevista de trabajo?. Evidentemente si te pillan estarás descartado automáticamente del proceso de selección. Por tanto, no vale la pena mentir en la entrevista laboral.

¿Cómo debes actuar durante la entrevista?

Si te expusimos las cosas que no debes hacer al presentarte a tu primera entrevista de trabajo, ahora te recomendamos que leas con atención qué es lo que debes hacer y cómo actuar. 

1. Recuerda saludar al ingresar

2. Al saludar, recuerda mirar a los ojos del entrevistador y no te sientes hasta que te lo digan.

3. Cuida tu lenguaje: No uses jergas al expresarte con el entrevistador, tampoco hables demasiado, ni poco. Piensa bien antes de hablar. Deberás utilizar un lenguaje formal, pues no estás ni con tus amigos, ni familiares y el grado de respeto hacia tus jefes es muy importante.

4. Conoce tu currículum: Tú mejor que nadie conoces tus fortalezas y debilidades. Memoriza bien los tiempos en que laboraste en cada trabajo anterior. Si tus respuestas no concuerdan con la información de tu CV difícilmente pasarías a la segunda etapa.

5. Conoce el perfil de la vacante: Si has enviado tu CV a varios reclutadores o empresas es mejor que tengas un archivo de todas las empresas a las que has postulado. Anotar el perfil y aptitudes profesionales que busca cada uno.

6. Define los beneficios que le ofreces a la empresa: Una cosa que debes tener muy claro es que las empresas no te contratarán porque necesitas el puesto laboral. Ellos te necesitan para beneficio suyo. Elabora una lista de beneficios que podrías ofrecer a la empresa si te contratan.

7. Sé positivo: Mantén una aptitud positiva ante todo. Puede ser difícil buscar un trabajo adecuado para ti o que cumpla con tus expectativas, sin embargo esas aptitudes laborales te ayudará a superar todo tipo de obstáculos y ver las cosas desde otra perspectiva.

Recuerda que las empresas siempre buscan llenar sus vacantes con personas proactivas, que propongan ideas, que sepan acatar órdenes y que contribuyan con un buen ambiente laboral. Mostrar tus habilidades no tiene por qué ser una prueba de fuego, solo debes tener confianza en ti mismo y prepararte. (I)